Seguidores

jueves, 3 de noviembre de 2011

Éxtasis




Una luz cegadora irrumpió candente.

Descarga eléctrica, varita mágica.

Convirtió mi piel en erizo de mar,

y mi esencia en caudales de miel hirviente

Entreví en la sombra un vampiro alado.

Colmillos blancos y resplandecientes.

Libo despacio, dulce, callado,

desde mi profundidad mi muerte.

Renací al segundo en lenguas calientes.

Un enjambre dorado llego zumbando,

mil aguijones ígneos me taladraron,

hasta la oscuridad de mi recóndito vientre.

De pronto, un león salvaje, imponente,

apareció entre mi alba y su poniente,

y de su suave melena ensortijada,

mis dedos gancho se aferraron y anidaron.

Mil pétalos de colores nacieron y flotaron

en éxtasis audaz de alaridos aterciopelados

Y  fui reina, diosa, Venus, ave fénix

Todo eso junto, y todo eso separado.

7 comentarios:

  1. Bonita glosa al éxtasis del amor, cuando con sus garras arañan al corazón.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por pasar y leerme!!!
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  4. Sigo tomando mi café... tras cada sorbo, renazco.

    Besito extasiado.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por pasar a leerme, me alegra que les haya gustado el poema. Saludos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu opinión.