Seguidores

domingo, 12 de agosto de 2012

Sensaciones




La luz que desafía a las sombras
Las sombras que ocupan el corazón
El corazón que fermenta la sangre
La sangre que traiciona la razón
La razón que empuja la locura
La locura que macera el dolor
El dolor que engendra la palabra
La palabra que escupe la voz
La voz que reprime el grito
El grito que pide compasión
La compasión que gesta el frío
El frío que incuba  la desolación
La desolación que llora la ansiedad
La ansiedad que clama redención
La redención que lava las heridas
Las heridas que dejan el adiós.

Sindel Avefénix

5 comentarios:

  1. El adios que deja atras el lastre que nos aplasta.
    Todas las heridas afortunadamente se curan.
    Un abrazo Sindel. Muy hermoso este poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias San, a veces el adiós es lo mejor que te puede pasar, aunque duele al principio sobre todo cuando no lo esperabas.
      Un besote.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Nos acostumbramos al adiós contínuo, alguno nos desconsuela, otros nos dejan vacía, pero sólo existe un adiós sin vuelta, ave fénix renace de las brasas y vuela, quedan muchos horizontes.
    Sensación de despedida, pero con billete de vuelta. Besitos, que me emocionó cada palabra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Naty muchas gracias, que más puedo pedir que haber producido emoción en vos!!!
      Es cierto ya estoy desplegando mis alas amiga, hay horizontes más claros para alcanzar.
      Un beso enorme.

      Eliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu opinión.