Seguidores

martes, 26 de noviembre de 2013

Convocatoria: Este jueves un relato "Cementerios"


La tumba vacía


La bruja le había dicho que el conjuro solamente daría resultado si conseguía tierra de una tumba vacía bañada por la luz de luna. Lidia estaba tan obsesionada en recuperar a su marido que ni lo dudó, y esa misma tarde fue al camposanto del pueblo, bolsa y cuchara en mano. Esperó que cerraran el lugar escondida tras un mausoleo.
Una vez que cayó la noche y salió la luna comenzó a caminar buscando la tumba vacía para conseguir el pedido. No le costó demasiado, a pocos metros de donde estaba vio la tumba que necesitaba, vacía, iluminada por la luna y a estrenar. Se agachó despacio  en el borde de la misma y comenzó con su tarea. La tierra estaba seca y le costaba juntarla, pero se inclinó un poco más hacia la tierra húmeda y juntó todo lo que pudo. Cuando estaba a punto de incorporarse, sintió una mano sobre su hombro e inmediatamente un feroz golpe en la cabeza que la impulsó justo dentro de la tumba. Cayó de bruces llenándose la boca y la nariz con tierra, intentó darse la vuelta pero la tierra que le echaban encima ya estaba haciéndose pesada.  Luchó por liberarse de esa pesadilla, pero a los pocos minutos murió ahogada.
Como todas las noches el guardia del cementerio había salido a hacer la recorrida nocturna y ante la amenaza  de leyendas urbanas sobre muertos que salían de sus tumbas llevaba siempre consigo una pala. En cuánto viera  alguno le pegaría con ella en la cabeza y lo volvería a su sitio. Iba perdido en sus etílicos pensamientos cuando la vio. Al principio no lo pudo creer, una mujer    tratando de escapar de su tumba,  demasiado avivada  para lo que él esperaba de un zombie. Sin dudarlo ni un segundo cumplió con su desafío, palazo en la nuca y asunto terminado. Ahora sí tenía una buena anécdota para contar en el bar a sus borrachines amigos para que lo respetaran más.

Nunca más se supo nada de Lidia, la buscaron por todos lados, algunos decían que la habían visto por última vez cerca del cementerio, otros no opinaban. Su ex marido salió beneficiado, Lidia se había negado durante años a darle el divorcio, pero ahora que había pasado el tiempo, y lo habían declarado legalmente viudo por fin podría  casarse con su amante y disfrutar de todos los bienes que había heredado.
Sndel Avefenix


Muchos más cementerios en lo de: CHARO - ¿Quieres qué te cuente?



GRACIAS CHARO!!!

55 comentarios:

  1. Vaya empeño tonto el querer recuperar al marido, hay amores que matan, por este murió dos veces. El relato es bueno, te hace ponerte de parte de ella, y cuando le pegan el golpe levantas la cabeza para ver quien es, la quieres defender, la sorpresa llega cuando todo es inevitable y un borracho remata la faena. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a veces estas cosas suelen salir al revés de lo que esperamos.
      Muchas gracias Ester, un besote.

      Eliminar
  2. Tiene tu relato un puntito tragicómico innegable. Ahora bien, el asunto de ser enterrado vivo es una de las fobias recurrentes que han atravesado la historia, sobre todo cuando eso de "está muerto" se declaraba y firmaba con procedimientos tan "seguros" como el espejito delante de la boca del presunto finado.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino la cantidad de pobres personas que habrán sido enterradas vivas, un horror.
      Por suerte hoy en día está más controlado.
      Gracias Valaf, un abrazo.

      Eliminar
  3. Me encanto la manera de revertir en un instante los planes de la mujer me sorprendio,buenisimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, bienvenida y muchas gracias por leerme.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me encanto el modo en cambiaron los planes de la mujer,fue algo inesperado,felicitaciones Sindel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Susana, muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¿Tan borracho estaba el guardián del cementerio para confundir a Lidia con un zombie? ¿Realmente piensa que le van a creer?
    ¿El ex se salió con la suya? Tal vez su amante le saque el dinero. O tal vez la pase bien, después de todo, tal vez Lidia era demasiado posesiva.
    Creo que da para continuar la historia, Lidía revive de una forma y otra para vengarse...del guardián del cementerio.
    Que historia tan lograda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Cuántas preguntas!!! Las respuestas te las dejo a vos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Vaya con el vigilante borracho. Claro que estaba ágil la mujer, como que estaba viva, jejejeje.
    Buen relato y con un buen final. Pobre Lidia,sin imaginárselo que gran favor le hizo a su marido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y al final el que busca, encuentra. En este caso quiso buscar algo para hacer daño, y encontró su final.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Estoy con Valaf en que tu relato tiene algo de tragicomedia. Es casi risible ver a ese borracho pala en mano devolviendo muertos a sus tumbas.

    Lo peor es que el ex se quedara tan ricamente con su amante.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja Así es Leonor, quise darle un toque de humor encubierto, para que no fuera esta vez uno de mis trágicos relatos.
      Gracias!!! besos.

      Eliminar
  8. Muy divertida y sorprendente historia Sindel!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Pobre Lidia, ¿acaso no sabía que la mejor muestra de amor es dejar volar a quien amamos si ese es su deseo? Muy caro pago su empeño en intentar retener al marido infiel, y sinceramente, creo que alguien que no nos ama no merece tantos sacrificios.

    Buen relato.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con vos, pero esos amores obsesivos se vuelven ciegos y llevan a hacer cualquier cosa.
      Muchas gracias Narci, un beso.

      Eliminar
  10. Lidia tenía que haber estudiado brujería en otros libros para recuperar el amor de su marido.
    Puntazo le has dado con el vigilante nocturno pensando en amenizar las tardes en el bar. Jajaja
    Como ya te han dicho: tragi-cómico texto.
    Besos y sonrisa. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que lo hayan sentido así, esta vez quise darle un toque diferente a como escribo normalmente y veo que lo conseguí.
      Muchas gracias por leerme!!!
      Besos :)

      Eliminar
  11. De donde se desprende, que a esos lugares solo hay que ir, cuando es irremediablemente necesario
    .
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo Juan, particularmente no voy nunca.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Pobre mujer... Al fin y al cabo no hacía nada malo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el precio por intentar retener algo que no era suyo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Por si las moscas yo no iré a recoger tierra allí, mejor la compro en bolsas precintadas...

    Uf, me ha dolido el palazo.

    Un abrazo y tu cafelito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja pero el hechizo no te daría resultado!!! Igual mejor no meterse en esas cosas no?
      Un besote.

      Eliminar
  14. Es que para ser sepulturero creo que debería ser condición indispensable no creer en extrañas resurrecciones de muertos. Tampoco creo que sea muy apropiada esa aficción a los excesos etílicos. ¡Pobre mujer!.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tantas noches solitarias deben ser el conductor ideal para esas bondades etílicas.
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  15. Pobre Lidia, qué mala suerte!!
    Muy bueno el guardia del cementerio, me ha encantado el personaje jajajja
    Un besote grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja creo que varios lo odian, y otros le han tomado cariño!!!
      Gracias preciosa, besotes!!!

      Eliminar
  16. Jolín, menuda historia! Por un lado terrorífica por lo que le sucede a la pobre mujer por hacerle caso a una bruja, y por otro la imagen del guarda borracho imaginando que la mujer es un zombi...ja ja ja ...me parto de risa. Lo has bordado Sindel, enhorabuena!!!
    Gracias por participar
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Charo. Que bueno que te guste como resolví tu propuesta. Un toque de humor nunca viene mal.
      Besotes :)

      Eliminar
  17. Pobre Lidia! Qué final y que crédulo el guardia del cementerio, mucho Walking Dead!
    Me encantó como lo contaste y hasta me dolió el palazo en la cabeza, aunque lo que más duele es el aprovechado del ex marido.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja yo creo que estuvo mirando muchas películas de zombies. Y bueno así son las historias terminan como uno menos las espera, no siempre ganan los buenos.
      Un besote.

      Eliminar
  18. Esa bruja debió haber entrevisto el peligro si tan bruja era... Sin dudas la fuerza del amor, a veces empuja tan fuerte que no se miden los riesgos, que yo, ni loca me adentraría en un cementerio a escarbar la tierra por el amor de nadie. Mala suerte para la pobre Lidia, quien podía imaginar las creencias del guardia y su adicción a empinar la botella? Muy buen relato, me has tenido en tensión hasta el dramático final!
    Besos:
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gaby!!! La verdad yo tampoco haría una cosa así y menos para retener algo que se quiere ir, pero el amor suele a veces provocar que se hagan esas cosas.
      Un beso enorme. :)

      Eliminar
  19. No hay que porfiar amores, si nuestro enamorado se va: buen viaje, no que en tu relato ha salido ella perdiendo por un sin fin de cosas.
    Me ha gustado y el guarda del cementerio es un puntazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pienso igual Tracy, mejor dejar ir. Pero esta mujer no lo vio así para su desgracia.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Si alguna me pierdo, no me busquéis de noche en un cementerio. Por muy bueno que resulte el conjuro, prefiero renunciar a lo que sea antes de pasar por una experiencia semejante.
    Muy bueno con esa dosis de humor negro.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja Belén me hizo reir mucho tu comentario.
      Gracias por leerme, un beso enorme.

      Eliminar
  21. ¿Pero quien le dió el aprobado a esta bruja? Suspenso pero sin pensar. La verdad Sindel que es un relato con el que terminas sonriendo a pesar del dolor de la mujer, pero imaginar al enterrador dando palazos, borrachote perdido... Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que todos lo sintieran así, los comentarios que me dejaron son fantásticos, creo que esta vez lo enfoqué de manera distinta.
      Gracias por pasar.
      Un besote.

      Eliminar
  22. Pobre mujer, ya podia haber intentado un conjuro mas facilito...por eso no hay que fiarse mucho de las brujas. Cuando el marido quiera irse, puertas abiertas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Rosa, yo ni loca hago algo así.
      Nunca terminan bien estas cosas.
      Un beso.

      Eliminar
  23. Los conjuros y las brujas poco pueden hacer, ante un marido con ganas de olvidarte.
    Lo mejor es dejarle ir y celebrar la soltería.
    Muy bueno tu relato amiga.
    Besos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pienso lo mismo amiga, pero hay gente que se empecina en retener al otro a cualquier precio.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  24. Me gustan esas historias que cambian por un factor imprevisto, como es este sepulturero borrachín y miedoso.
    Buen relato, amiga. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Carlos, esta vez el giro es un tanto de humor negro.
      Un beso.

      Eliminar
  25. Quizás era abstemia pero el alcohol y la ingenuidad se aliaron para llenar la tumba vacía. Pobre Lidia!

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre suceden cosas imprevistas en el momento en que creemos que logramos el objetivo.
      Un beso.

      Eliminar
  26. jejeje un inesperado revés para algo que ya venía truculento...eso de apelar a conjuros desde el camposanto no podía terminar bien jejej muy buen relato, Sindel, lo disfruté mucho. saludos jueveros.
    =D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Moni, que bueno leerte de nuevo, gracias por la visita.
      Un besote.

      Eliminar
  27. Y al fin encontró la paz.....Muy ingenioso final para una historia muy bien escrita, que nos va cambiando de sendas, hacia un destino inesperado.

    besos y buen domingo!

    ResponderEliminar
  28. Terrorífico, pero excelente relato, querida Sindel. Enhorabuena. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  29. ¡Dios mío! Pobre Lidia. Quien la mando hacer conjuros, que horror.
    Buen relato!
    Saludes

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu opinión.