Seguidores

jueves, 11 de junio de 2015

Convocatoria: Este jueves un relato "Los siete pecados capitales" "PEREZA, ENVIDIA, LUJURIA E IRA"

Esta semana Charo - ¿Quieres qué te cuente? nos invita a escribir sobre los pecados capitales, teníamos que elegir uno, pero no pude resistir la tentación y elegí estos cuatro:



Intenta abrir los ojos, pero una pereza absoluta y aplastante abate su intento. 
Cae en un sueño, en el cual está recostado en un sofá azul, como el que tiene Alan, su mejor amigo, en su departamento. A su lado está Eli, la novia de Alan, completamente desnuda y dormida. Sobre el piso hay dos botellas vacías que no puede definir de que son, y dos copas volcadas. Todo lo que ve en ese confuso sopor es la razón de una envidia sana hacia su amigo. El departamento, la novia, la posición económica que le ha dado su carrera militar. Todo lo que él no ha podido lograr hasta ahora.
Reintenta abrir los ojos y salir de esa locura que sueña. No puede. Vuelve otra vez a la misma escena, pero ahora pasa algo peor. Alan abre la puerta de entrada, y llama a Eli  anunciando que su vuelo se aplazó por la tormenta que está llegando. 
Quiere despertar antes que Alan llegue a la sala, pero no puede. La pesadilla continúa y empeora.
Alan entra a la sala, con un grito de espanto confirma que ha visto todo, a su novia desnuda, a su amigo recostado a su lado, los dos borrachos después de una noche de lujuria. No puede controlar su ira, grita, insulta y sin darles tiempo a nada saca el arma de su cartuchera y dispara a quemarropa... 
... Despierta, su cabeza pesa una tonelada y está mareado, pero por fin despierta.
Un dolor intenso en el pecho le impide ponerse en pie, a su lado Eli está cubierta por un manto de sangre, el sofá azul se ha teñido de rojo. Frente a él ve a su mejor amigo apuntando a su cabeza y volviendo a gatillar una vez más.

Sindel Avefénix

Más pecados capitales en lo de: Charo

¡Gracias, Charo!

Todos los textos que están expuestos en este blog son propiedad intelectual de mi persona y están registrados bajo el nombre Sindel Avefénix. Salvo menciones expresas de otros autores.

38 comentarios:

  1. No era un sueño. Y la ira puede ser algo realmente peligroso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, bastante peligrosa, como en este caso.
      Gracias!

      Eliminar
  2. Un buen relato donde los pecados capitales los has ido colocando en su punto justo. Yo me quedaría con la lujuria es el que menos daño hace jejeje
    Besotessssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja es cierto! Igual todos hemos cometido estos pecados alguna vez. Gracias por pasar. Besos :)

      Eliminar
  3. Todos los pecados a escena, incluso el asesinato. Una novela corta es lo que nos has regalado. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ester! Me alegra mucho que te haya gustado. Besitos.

      Eliminar
  4. Hola Sindel, menuda entrada te has marcado, querida amiga. Me has dejado seca,sin respiración. En la historia has conjugado perfectamente
    casi todos los pecados. Y si bucaas bién aún encontrarias otro el de la gula. porqué al bebida también es eso. Aplaudo tu aporte a los jueveros. un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, se me escapó ese, bueno lo doy por hecho. Gracias por tus palabras y por tu opinión que siempre me gusta leer.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Todos los pecados en uno, tú siempre poniéndotelo más difícil todavía.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tracy! Me salió así, soy un poco retorcida, lo sé! jaja
      Besitos.

      Eliminar
  6. Buenas tardes, Sindel:
    Enhorabuena por tu relato.
    Soy de los que no cree en envidias sanas ni en bellezas interiores (la lista de lo que me convierte en incrédulo sería interminable) Sí que creo en el carácter premonitorio de los sueños y en la importancia de las ensoñaciones.
    Está claro que tu protagonista a sus pecados descritos une la condición del cobarde que necesita de la excusa del alcohol y de la coartada de la desmemoria para portarse tal y cómo quiere ser.
    Un abrazo, Sindel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solamente un cobarde comete estos pecados y sobre todo traiciona a un amigo de esa manera. Pero hay de todo en este mundo, siempre es buena excusa decir que se estuvo ebrio, o se olvidó.
      Gracias por tu comentario, Nino, es un gusto leerte!
      Abrazo enorme.

      Eliminar
  7. No era un sueño... ufff... que giro has dado, yo pensaba que despertaría y todo sería una pesadilla pero era aún más real... estaba en un momento tal vez de duermevela o así lo entendí yo... Tremendo texto el que nos dejaste Sindel... me ha erizado la piel...
    Besines grandes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo entendiste bien, era un estado entre ebriedad y sopor. Confusión, o tal vez negación de sus actos.
      Gracias Perla por pasar!
      Beso enorme.

      Eliminar
  8. Excelente. Un texto impecable que enlaza los más graves pecados a consecuencia de una cruel traición.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Moni! Me alegra mucho leer tu opinión.
      Traición y pecados van de la mano.
      Besitos.

      Eliminar
  9. En esos pecados capitales los ojos se revisten de Sabiduría.

    Gracias.
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Suelo pensar que la lujuria no es ningún pecado, siempre que sea algo libre y consentido. En este caso es es desencadenante de una muerte al menos y probablemente dos por lo que si que me parece grave.
    Es muy humano, creo yo, sentir un poco de envidia por el amigo, pero llegar a esos extremos....
    Un texto magnífico Sindel!
    Muchas gracias por participar.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo en los pecados, creo en los sentires buenos y malos, todo se puede sanar mientras venga del alma. En este caso creo que le ha costado cara la traición más que los pecados.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Cuántos de estos casos se ven últimamente!!! ...es que si la lujuria a mi entender, no debería considerarse pecado, creo que la ira es una de las características más humanas...

    Tremendo texto ...felicitaciones.

    Un beso ...y me quedo por aquí disfrutando de más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alma y bienvenida a mi blog! Ahora paso a leerte! Un beso enorme.

      Eliminar
  12. Vaya, creo que tenía un sentimiento de culpa tan grande que soñó lo que pretendía que sucediera. Es más, creo que propició todo para que Alan lo descubriese e hiciese justicia.

    Un abrazo Sindel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen punto de vista! Me gusta que lo hayas interpretado así.
      Gracias! Un abrazo.

      Eliminar
  13. Que te digo ya, si todos los compañeros han visto que eres una artista!! magnífico, engancha tu texto. ¿será pecado? jajaaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja dicen que todo lo que engancha es pecado? Gracias Rosa! Beso enorme.

      Eliminar
  14. Un sueño hecho realidad, o una realidad soñada. La lujuria y la traición son malas compañías por separado, así que juntas son nefastas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa lleva a la otra cuando no se saben manejar los sentimientos y sobre todo cuando se es mala persona.
      Gracias Pepe por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Me ha encantado el final, como ese sueño se convierte en premonitorio...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial! Gracias Juan Carlos! Un abrazo enorme.

      Eliminar
  16. Un gran relato. La pesadilla hecha realudad entre la bruma de la resaca.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! La realidad siempre gana.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Mal final le espera...Esos pecados capitales, acabaron en otros mayores: traición y asesinato.

    Muy bueno, todo puede suceder.

    Muchos besos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen! A veces la realidad supera a la ficción, esperemos que no.
      Un beso.

      Eliminar
  18. Magnifico relato. La mezcla de los siete pecados capitales resulto en una explosión. En este caso, el arma de fuego elimino algunos he hizo estragos en el otro. Genial, Sindel.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Un relato magnífico. Un sueño, ¿una premonición? Seguirá dormido aún y todo es un aviso. Nos has hablado de todos los llamados "pecados capitales", de los que el menos reprobable es la lujuria, según mi forma de pensar.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu opinión.