Seguidores

jueves, 24 de marzo de 2016

Convocatoria: Este jueves un relato "Bajo el influjo de insomnia"



Hace casi cuarenta años que el insomnio habita en su cama. 
Cómo se puede volver a conciliar el descanso cuando todos los sueños nos han sido arrebatados, cuando no se tienen respuestas, ni datos, ni certezas.
El recuerdo palpita constante sobre su sien. Fue un día como cualquier otro de septiembre de 1976. Un día como cualquier otro hasta que pasaron las horas y su hija no regresó de la universidad. Un día como cualquier otro hasta que la cena, preparada para cuando llegara, quedó congelada en la espera y un nudo ahorcó su garganta en un grito de impotencia y dolor que jamás se desataría.
A los pocos días supo que había otras madres como ella, caminando sobre la tiniebla de la inexplicable ausencia y cuyos hijos también habían desaparecido. Todos ellos habían participado junto a su hija de una marcha para reclamar el boleto estudiantil. Entonces sospechó lo peor.  
Comenzaron las horas de angustia, los días de recorrer comisarias, los meses de desesperación,  las noches desveladas frente a una fotografía en blanco y negro que se iba evaporando tras la humedad de las lágrimas. Una vida sin vida frente al crónico insomnio de los  pensamientos que buscan el milagro de que el destino de su niña no haya sido el que fue.  Pero el milagro no ocurrió y su hija jamás volvió.
Hace casi cuarenta años que el insomnio habita en su cama, insomnio dolor, insomnio desesperación, insomnio impotencia, insomnio eterno...
Sindel Avefénix

Hoy 24 de marzo de 1976 se cumplen 40 años del  Golpe de Estado que fue la rebelión cívico-militar que depuso a la Presidenta de la Nación ArgentinaMaría Estela Martínez de Perón, el 24 de marzo de ese año. En su lugar, se estableció una junta militar, liderada por el teniente general Jorge Rafael Videla, el almirante Emilio Eduardo Massera y el brigadier general Orlando Ramón Agosti. La junta tomó el nombre oficial de Proceso de Reorganización Nacional y permaneció en el poder hasta diciembre de 1983




Muchos más insomnios en lo de: PEPE - DESGRANANDO MOMENTOS

Algunos datos e imágenes de este post han sido tomados de la web (C)(R)

Todos los textos que están expuestos en este blog son propiedad intelectual de mi persona y están registrados bajo el nombre Sindel Avefénix. Salvo menciones expresas de otros autores.

36 comentarios:

  1. Muchos desaparecidos, muchas madres muertas en vida, mucho dolor, una pena que no se olvida. Muy hermoso amiga, un homenaje a todos los que padecieron esa lacra que hizo que sus vidas cambiarán para siempre.

    Muchos cariños para ti y para todos los argentinos que todavía sufren esa ausencia y dolor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rosana, por tus palabras! Son cosas que duelen aunque pasen los años y que deseamos que jamás se vuelvan a repetir.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  2. Por desgracia esas etapas han pasado y siguen pasando por muchos lugares, donde las familias viven un constante insomnio por el bien de todos los que desaparecen sin dejar rastro. Ojala un dia todo esto desaparezca del mundo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá querida compañera, acá hemos aprendido del dolor, nunca más, eso es la consigna que no dejamos de repetir.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Casi toda una generación perdida, aniquilada, cuantos sueños, cuanta vida....gracias por tu recuerdo.Sus madres nunca permitieron que quedaran en el olvido. Besos.

      Eliminar
  3. Impactante el relato.
    Todavía recuerdo en el año 84 las paredes en las avenidas de mi barrio con afiches con las fotos de los desaparecidos....
    Nunca más..... por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Karin! Son cosas que nunca se olvidan. Un beso.

      Eliminar
  4. Cuando el dolor se arraiga con tal fuerza, cuando la injusticia queda impune y el consuelo de saber siquiera qué pasó con nuestros seres queridos nunca llega a materializarse, la realidad se torna en una espantosa pesadilla de la que dificilmente se logra salir. La lucha por la justicia y el rescate de la memoria quizás sea la única forma en que se logre -al menos- amortiguar la angustia. Muy atinada la forma de unificar la fecha y la temática de este jueves.
    Lamento no haber tenido el tiempo y la inspiración para sumarme.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Moni, lo único que podemos hacer ahora es no perder la memoria, sostener con todo el alma ese grito de "nunca más" y mitigar el dolor de todos los que pasaron por algo así.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  5. Hola Sindel, he venido a corresponder a tu visita y a ver la entrada de la palabra de enlace y me encuentro con ésta que me ha dejado de piedra.
    Tristes momentos los que cuentas de la desaparición de estos jóvenes, con esto le viene el insomnio a cualquiera, no me extraña que el padre de la chica estuviese como dices, eso es normal, a una hija se le quiere con el corazón.
    <por lo que dicesen tu comentario te ha gustami poesía, que, como señalas, anima a unirnos todos en paz y amor y a amar a Jesus que lo dió todo por nosotros.
    Ahora voy a la anterior entrada a ver si encuentro lo que me dices para participar en tu propuesta semanal.
    Un abrazo, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Demofila me da gusto verte por acá, pero sobre todo que te haya gustado mi relato. Han sido épocas oscuras de mi país que no hay que olvidar!
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  6. Muy tristes y desesperantes debieron pasar los días las familias que viven aquel insomnio eterno.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafaela! Bienvenida a mi blog! Muchas gracias por dejarme tu comentario. Esos insomnios no se sanan jamás. Un beso.

      Eliminar
  7. Nos queda, os queda, alguna noche de insomnio, que haga posible no olvidar, para que no vuelvan al poder esos asesinos"salvapatrias".
    Brillante manera de aunar la petición de Pepe y la triste efemérides.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juan! Como decimos por acá NUNCA MÁS!
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Algo muy cruel todo lo que paso, y lo peor es que aún no han pagado por todo lo que hicieron. La vida es injusta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos ya lo pagaron, pero creo que ningún precio es justo por haber causado tanto dolor.
      Gracias, compañera.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Terrible episodio para la nación argentina que deja sumidas en el dolor y la impotencia a miles de familias, insomnes ya para siempre. Cuando las armas se imponen a la razón, ocurren estas tragedias colectivas.
    Gracias por sumarte a mi convocatoria.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos, por lograr que pueda inspirarme, hace tiempo tengo un problema con mis musas. Un abrazo.

      Eliminar
  10. wommm !!!
    que fuerte, gran relato que dice una total verdad que no se puede negar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Innegable e inolvidable! Gracias por pasar. Un beso

      Eliminar
  11. Qué horrible cuántas tragedias, no tienen nombre, es inhumano, tanto dolor.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, pero suceden y no hay que olvidarlas ni permitir que se repitan. Gracias, linda.
      Un beso.

      Eliminar
  12. ¡Qué horror, Sindel! ¡Qué tragedia! Ese dolor prolongado en el tiempo, la desazón, el miedo a recibir la verdadera y última noticia... el deseo del milagro. Muy bien descritas esas emociones que recoge tu relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mar! Han sido épocas tremendas que por suerte aquí ya no se volvieron a repetir. Un beso enorme.

      Eliminar
  13. Lo peor de todo es saber que esas noches de insomnio no solo ocurrieron ese día en Argentina sino que cada noche se producen en otras muchas partes del mundo.
    No puedo ni imaginar ese sufrimiento...
    Te felicito por tu relato, es desgarrador.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, cada día, cada momento en algún hogar se instala el insomnio de las pérdidas sin justicia. Gracias por pasar. Un beso enorme.

      Eliminar
  14. No se como empezar a comentar..las lágrimas no me dejan ver..tengo hijos..nietos..se lo que es la perdida de uno y por eso se lo que son las noches cuando el recuerdo llega..un beso por esas noches de insomnio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Diva! Han sido épocas muy duras, imposibles de olvidar. Un beso enorme.

      Eliminar
  15. La barbarie, la injusticia.... no tiene ni nombre ni momento. Lamentablemente, seguimos o se sigue cometiendo los mismos errores...
    Espero que algún día el ser humano sepa ser humano.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá así sea! Por acá hemos aprendido algo, o eso espero. Muchas gracias por pasar. Un beso enorme.

      Eliminar
  16. Veo que hemos coincidido en el porqué de nuestro insomnio, aunque si lo tuyo fue mucho más explícito... no se podía dejar pasar este día. Te felicito.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí! Una coincidencia pero tratada de distintas formas, ambas muy tristes. Gracias por pasar. Un beso enorme.

      Eliminar
  17. No hay peor insomnio que el que nos produce la injusticia, el no tener respuesta a las preguntas del dolor. Tremendo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rosa! El peor de los insomnios, sin dudas! Un abrazo.

      Eliminar
  18. Debe ser uno de los peores y más fulminantes insomnios. Padres y madres en la espera de sus seres desaparecidos, es algo que jamás debe pasar en ningún rincón del mundo. Triste y original relato, Karina.
    Beso

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu opinión.