Seguidores

miércoles, 27 de abril de 2016

Convocatoria: Este jueves un relato "Esculturas al aire libre"

Este jueves Molí nos invita a escribir una historia sobre alguna escultura al aire libre. Nos ha propuesto varias y yo elegí esta:




Nadie conocía su nombre ni de dónde venía.
En el pueblo, sin embargo, todos la veían, desde hacía años, siempre sentada al borde de la rambla que daba al mar. 
Su imagen oscura y meditabunda hacía que nadie se atreviese a hablar con ella. Simplemente se había convertido en parte del paisaje, un símbolo del pueblo, casi una estatua misteriosa, imposible de desentrañar. 
Los habitantes más viejos decían conocer su historia y la pregonaban a los demás tal como la habían inventado. Decían que esperaba a su amor que un día la había abandonado subiendo a un barco para nunca más volver. 
Sin embargo su corazón guardaba una verdad totalmente diferente. En él albergaba la nostalgia de una vida a la que jamás podría regresar y el arrepentimiento de una decisión que ya no podía torcer.
Su padre le había advertido que el cambio no sería bueno, pero lo desoyó obnubilada por lo que en sus horas nocturnas había entre visto escondida desde su mundo.
Las luces, los olores, el aire y una vida diferente la sedujeron y fue entonces que ante el llanto de su madre, de sus amigas y de su pueblo se entregó a la tentación del cambio sabiendo que iba a cambiar su cuerpo en ese paso, pero no su esencia. Pero eso no le importó y sin mirar atrás, se fue.
Apenas salió de su mundo se generó la mutación y se convirtió en mujer.
Así descubrió que nada era como ella había soñado, el mundo humano estaba lleno de ambición, de indiferencia, de desamor y no tenía nada de magia. Nunca pudo encontrar su lugar en él. El único lugar que había ahora para ella era ese espacio frente al mar, en el cual se lamentaba día a día por haber despreciado aquello que la había engendrado y por haberse dejado llevar por la ambición de ser lo que hoy era. Un cuerpo de mujer con alma de sirena.
Sindel Avefénix

Más relato sobre esculturas al aire libre en lo de: Molí - Molí del Canyer



Todos los textos que están expuestos en este blog son propiedad intelectual de mi persona y están registrados bajo el nombre Sindel Avefénix. Salvo menciones expresas de otros autores.

38 comentarios:

  1. Qué bonito! Me ha gustado tu inspiración y además que hayamos coincidido con la estatua.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María! Sí, fue la que me resultó más inspiradora. Un beso enorme.

      Eliminar
  2. Muy defraudada debió sentirse, pero ya le advirtieron que no habría vuelta atrás.

    Muy aleccionador el relato. Beso, compi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los riesgos que se corren cuando se toman decisiones, hay que enfrentarlos. Gracias por pasar. Un beso.

      Eliminar
  3. Siempre hay dos historias para lo desconocido, la leyenda mucho mas poética y la realidad, digo realidad porque hay muchas sirenas varadas que desoyeron los consejos y perdieron su "voz". Un aplauso y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, linda. Hay tantas sirenas perdidas en este mundo. Un beso enorme.

      Eliminar
  4. Que hermoso relato!! siempre me sorprendes por tu delicada manera de escribir.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ilesin! Qué lindas palabras. Un beso.

      Eliminar
  5. Las sirenas siempre amaron a los hombres pero jamás les ha ido bien fuera del agua.
    Me ha encantado tu relato. Hay ternura y hasta un poco de arrepentimiento de esa sirena.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo diría que mucho arrepentimiento, pero es tarde para volver atrás. Gracias por pasar, linda. Un beso enorme.

      Eliminar
  6. Y es que a los humanos hay veces que mejor no acercarse, y quedarse en la solitud del fondo marino.
    Una bella historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, compañera. Gracias por pasar. Un beso.

      Eliminar
  7. Compruebo que cuatro amigas habéis coincidido en la misma imagen. Seguro que la atracción del mar y la quietud de esa especie de sirena varada, tiene mucho que ver con la elección.
    Inspirado y bello relato, el tuyo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí fue la que más me atrajo para escribir. Gracias, Juan. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Describes maravillosamente a esa bella sirena convertida en mujer, que sigue mirando y añorando su mar.

    Estoy de vuelta, por cuanto tiempo no lo sé.
    Gracias por tu visita, comentario y guardarme en tu recuerdo durante mi ausencia.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Ámbar. Es un gusto seguirte y esperarte. Espero que te quedes un buen rato. Besitos.

      Eliminar
  9. Conozco a más de una con alma de sirena y el corazón anclado a la piedra. Pero mirando al mar se siente libre.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, mirar al mar libera. Gracias, Rosa. Un beso.

      Eliminar
  10. Por lo que veo , esta estatua ha cautivado a muchas este jueves...será porque somos soñadoras?...Tu relato hace pensar en los equivocas que son a veces las decisiones cuando de toman con el corazón sin tomar en cuenta los consejos de los que por tener mas edad, saben...Pero la vida nos da la opción de equivocarnos..lo malo es que muchas veces no podemos reparar el error...
    besos jueveros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto. Es una imagen preciosa. Gracias por tus palabras, Diva. Hay que pensar bien las decisiones que tomamos.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  11. En tu relato el canto de sirena se produce a la contra, ¡qué original!Me gustó

    ResponderEliminar
  12. Qué original!!! has cambiado la tradicional historia.
    No sé que pasa es el tercer comentario que dejo ¿lo dejo de verdad o se esfuma?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Han quedado dos comentarios, preciosa. El otro no sé que habrá pasado. Un beso.

      Eliminar
  13. No siempre salen las cosas como las soñamos. Me encanta la historia que has creado para esa mujer con alma de sirena, quizá como muchas de las que conocemos que miran con nostalgia el pasado porque no acaban de encontrar su sitio en el presente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la interpretación de mi relato, las decisiones que tomamos y luego comprendemos que fueron erróneas. Un beso enorme.

      Eliminar
  14. Me ha gustado mucho la interpretación que le has dado a esta figura melancólica que tanto ha inspirado esta semana a los participantes jueveros (se ha repetido como fuente de inspiración de varios textos) Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí en particular me acercó a las musas, que bien lejos andan en estos tiempos. Muchas gracias, Moni por pasar. Besos.

      Eliminar
  15. Gran relato, Sindel. Lo has narrado de una forma muy intensa, hasta llegar a ese final de sorpresa. Pobre sirena, parece que también no estaba a gusto como Dios la había creado, y su decisión fue irreversible. =) ¡Bingo! Seleccionamos la misma imagen. =)
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, linda. Sí, es cierto muchas elegimos la misma estatua, es que es muy inspiradora. Un beso.

      Eliminar
  16. Y es que lo pasado, pasado es. Y no tenemos más remedio que asumir las consecuencias de nuestras decisiones irrevocables. De todos modos, la naturaleza siempre guarda algún regalo.

    Un fuerte abrazo Sindel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente así como lo decis. Ojalá la naturaleza le traiga algo bueno a esta sirena arrepentida. Un abrazo.

      Eliminar
  17. Que relato tan precioso! Pero dejar la preciosidad del mar por una vida en la tierra, pobre lo esta pagando muy caro. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Molí!!! Un gusto participar en tu jueves. Besos.

      Eliminar
  18. Hay que desconfiar de los que dan advertencias y son implacables con los que quieren algo nuevo. Y es humano fallar en perseguir los sueños, pero hay méritos en intentarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno ese pensamiento, es cierto lo que vale es haberse jugado al cambio. Un abrazo.

      Eliminar
  19. Una sirenita moderna... me ha gustado tu relato, mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Normalmente las sirenas se convierten en humanas por amor, en esta historia tuya simplemente quiso cambiar de vida. Tal vez, de estar enamorada, la ilusión del amor le hubiera hecho olvidar su hogar marino.
    Una preciosa historia a pesar de la tristeza que de ella se desprende.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu opinión.