Seguidores

miércoles, 31 de octubre de 2012

Convocatoria: Este jueves un relato "Halloblogween 2012"




El accidente
El ruido infernal que taladraba sobre su cabeza le hizo abrir los ojos de golpe.
Estaba bastante oscuro pero llegó a distinguir que arriba suyo casi pegada a su frente había una pared  curva, aparentemente metálica. Miró hacia los costados de reojo y vio que también la rodeaban unas paredes similares. La cabeza le pesaba una tonelada y algo la sujetaba a un piso mullido donde estaba acostada. No tenía espacio para mover ni un músculo. Estaba desorientada y confundida.
De inmediato lo comprendió todo. Estaba dentro de un cajón funerario y la estaban enterrando viva. Esos golpes que escuchaba eran el producto de las paladas de tierra que le estaban echando encima y que chocaban sobre el cajón. No podía ser otra cosa.
Su mente aturdida le trajo el recuerdo del accidente, el golpe del camión contra su coche, el gusto metálico en la boca, el dolor agudo en todo el cuerpo y la pérdida de conciencia. Después la nada.
Pero estaba viva. ¡Por todos los dioses, tenía que salir de ahí! Empezó a removerse como pudo en ese tubo que la contenía, arañó las paredes de los costados hasta que le sangraron las manos y sus uñas se volvieron carne. Estiró el cuello tratando de zafarse y el crujido de las vertebras cervicales le provocó una punzada intensa.
Gritó… Gritó tan fuerte como pudo. Sus pulmones exigían más aire del que tenía para respirar, sus latidos estaban fuera de control, y antes de sentir que su corazón explotaba, alcanzó a tocar con su mano derecha una perilla que pendía de una goma.
Cuando la sacaron, al recibir la señal de alerta, no podían creer lo que había pasado.
En la clínica no  habían tenido en cuenta la posibilidad de que esa pobre mujer pudiera despertarse de su coma justo en el momento en que le estaban haciendo una resonancia magnética en tubo cerrado para determinar si había lesiones cerebrales luego del accidente.
Sindel Avefénix

Más relatos de Halloblogween en lo de: Teresa

54 comentarios:

  1. Que pesadilla pobre mujer. Que sensación de ahogo tan profundo debe ser despertar en tu propio cajón de muerte. Para ella una desgracias con suerte despertar en medio de la resonancia magnética. Tanto los médicos y yo, nos hemos quedado sorprendido.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ceci, la verdad que el ahogo que se siente durante ese estudio es similar a sentirse enterrado vivo, por eso elegí esta comparación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Uf! Menos mal que no era la tumba, Sindel. Qué bien lo cuentas, me has puesto los pelos de punta. jajaja
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Gracias Tony!!! De eso se trata de mantener al lector en vilo, y me alegra mucho haberlo logrado contigo.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Qué angustia! yo ya estaba convencida de que la habían enterrado viva y a mí me aterra esa posibilidad, estaba ya al borde de una crisis de ansiedad jejeje el caso es que la pobre mujer casi muere en la resonancia (tampoco me gusta nada...) el relato sí que me gusta, buenísimo y aterrador!!
    Un beso enorme :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me da mucho temor pensar en eso, y también las resonacias jajaja
      Qué bueno que te haya dado ansiedad mi relato, no sabía si iba a funcionar la idea.
      Un besote.

      Eliminar
  4. jejeje sabés que cuando lei lo de la pared curva se me ocurrió que podía tratarse de una resonancia, pero después me dejé llevar por la desesperación de esa pobre, que ya se imaginaba enterrada viva! jejeje
    Qué espanto!
    =)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te hiciste alguna vez alguna sabrás de lo que hablo, es espantosa esa sensación de encierro Moni, creo que genera esas fantasías si uno no tiene un poco de control sobre sí mismo.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Por momento me recordar a Edgar Allan Poe, con final feliz.
    Por lo menos, la mujer está viva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esta vez no quise ser tan drástica como siempre jajaja
      Un saludo.

      Eliminar
  6. La verdad es que la primera impresión de la lectura me ha llevado a la confirmación de que sigo queriendo que me incineren. En caso de error, seguro que el final es más rápido... Tras el desenlace, me parece que has hecho un estupendo ejercicio de llevar al lector por donde has querido. Vamos, que intentaremos controlar el posible pánico dentro de ese tunel metálico, siempre será más llevadero que el anterior. Enhorabuena.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alicia, yo también soy de las que quieren ser cremadas, no soporta la idea de estar dentro de un cajón y tapada de tierra, aunque a esa altura no importe nada.
      Me alegra que me hayas leído y comentado, sos bienvenida siempre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. serás cabronaza....todo hacía que me fuera hacia la peli aquella de kill bill...a esa escena en la que la protagonista esté enterrada viva...pero no, la sindel, va y me hace una vuelta de tuerca totalmente inesperada y...estupendo relato, inesperado, miedoso relato.
    medeio beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja gracias Gus!!! Te sorprendí? Esa era la idea amigo. Así que me halaga que me digas que lo logré con vos.
      Un besote.

      Eliminar
  8. Casi me matas del susto, con lo poco que me gusta lo oscuro y lo cerrado....

    Chica, que claustrofobia!

    Besito y café.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja yo también odio esas cosas, lo escribía pensando en la desesperación de la protagonista y así salió.
      Gracias por pasar.
      Un besote.

      Eliminar
  9. Que angustia Sindel, allí metida...Esa sensación cuentan, que es la que se siente en ese tipo de exámenes.
    Buen principio, mejor final.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias San, es así sobre todo en resonador de tubo cerrado, es un rato en el que estás completamente aprisionado y sin visión exterior, si no tenés control de vos mismo, es difícil hacerlo, muchas personas se descomponen y tiene que hacerlo en tubo abierto, pero es más costoso, y por eso trata de usarse en casos extremos, al menos en mi país es así. Trabajo en saludo por eso te puedo dar esta info jajaja
      Un besote.

      Eliminar
  10. El olvido es uno de los fantasmas que pueblan nuestra mente, y es más aterrador que cualquier fin del mundo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es José, la pérdida de la noción de la realidad, la confusión y el sentimiento atemporal llevan a la desesperación.
      Muchas gracias por pasar y bienvenido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Relato angustioso con un buen final. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno Sindel, con un toque claustrfóbico pero excelente.
    Un beso, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tyrma por tus palabras.
      Un besote.

      Eliminar
  13. Pobre mujer. ¿Quien no ha soñado alguna vez que la entierran viva? Es espantoso, imagino a esa pobre mujer con esa sensación.
    Intenso de principio a fin.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que debe ser la peor forma de morir, estar vivo y que sientas que te tomaron por muerto, quedarse sin aire, gritar y no ser escuchado, la verdad demasiado patético para mi gusto.
      Gracias por estar Carmen.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Pues justo lo que yo he vivido hace poco (lo de la resonancia magnética, claro).
    El miedo a ser enterrados vivos es inherente a la condición humana, todos lo hemos pensado en alguna ocasión con la consiguiente angustia, que tú transmites muy bien en tu relato.
    Menos mal que mientras duró la resonancia yo no abrí los ojos, si me veo ese techo curvo a dos centímetros de mi cara sí que me muero, pero de verdad.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me hice una este año en tubo cerrado, y te cuento que tuve que concentrarme mucho para no pegar un alarido para que me saquen jajaja
      Gracias por leerme y por tu comentario.
      Un besote.

      Eliminar
  15. excelente, mi querida. Así me he sentido en el resonador. Solo a eso le temo de la muerte. A la no pérdida de la conciencia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todos nos sentimos con miedo ante eso, y con respecto al resonador, es espantoso la verdad.
      Un besote.

      Eliminar
  16. Ufff, vaya relato que te has sacado de la manga, Sindel. Nos has llevado por el camino del terror y nosotros lo hemos recorrido de tu mano como mansos corderitos, muertos de un miedo angustioso. Resultó ser una simple resonancia magnética. La verdad es que el aparatito de marras tiene todos los ingredientes claustrofóbicos necesarios para provocar ansiedad y angustia a poco que se sea algo aprensivo.
    Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pepe!!! qué bueno que hayas sentido todo eso leyendo mi relato, no puedo pedir más!!!
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  17. Mira que yo me he hecho ya varias resonancias y me he visto metida en ese tubo, pero me he dejado llevar por tus palabras y he sentido el pánico de estar enterrada viva, me ha dado escalofrío al pensar en las uñas arrancadas.
    Muy bien el suspense y el final tranquilizador y con sorpresa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si yo también pasé por eso Leonor, y a mí me dio un poco de ganas de salir corriendo de allí. Se me hizo parecido a sentir que estaba en un cajón, por eso escribí este relato.
      Gracias por tu comentario, y por pasar.
      Beso enorme.

      Eliminar
  18. He tenido esta pesadilla más de una vez y acabo empapada en sudor. Sufro de claustrofobia, y eso también influirá.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, yo no lo soy pero creo que cualquiera bajo esa situación de entierro vivo se pondría así.
      Un abrazo amiga :)

      Eliminar
  19. Ay, ¡qué horror!
    Pero como relato de terror, muy bueno, das una vuelta de tuerca al mito del entierro en vida, adaptándolo a las técnicas actuales.
    Me aterró, Sindel. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja gracias Juan Carlos!!! Me gusta haberte generado esa sensación con mi relato, cumplí mi cometido entonces.
      Un beso enorme :)

      Eliminar
  20. Genial Sindel, que angustia de relato (eso es positivo, jeje), y que giro tan bueno. Me imaginaba a la pobre mujer enterrada viva y resulta que salía de un coma. No voy a negar que cuando me he hecho alguna, y ya llevo unas cuantas, siempre piensas en esa posibilidad de quedarte ahí sin poder salir. Algo de claustrofóbia da.
    Enhorabuena por el relato, buenísimo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias José, yo también me hice una este año y la verdad por momentos es bastante pesado estar ahí dentro.
      Por eso quise compararlo con esa otra sensación de sentirse atrapado sin saber que hacer.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Jesús, que agobio! Despues del sofocón que se llevó la pobre mujer, tuvo la fortuna de que solo era el chisme de hacer resonancias magnéticas y no un ataud! Da grima solo pensarlo.

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, en este caso la historia fue solamente un buen susto que jamás olvidará. Un abrazo y gracias por pasar Mar.

      Eliminar
  22. Hace unos años me hicieron una resonancia y de verdad que es agobiente, sin poder moverte, se te hace el tiempo eterno, pero al menos de ahi sales, jejeje, de tu propio ataud, como que no, tiene que ser terrorífico, nada mas que pensarlo me quedo sin aire, ufff
    Muy bueno, Sindel

    Un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola, bueno todos los que pasamos por ese tipo de estudios sabemos lo que se siente, es casi como un entierro, desesperante amiga.
      Un besote.

      Eliminar
  23. Lo comparto por twitter... Me encanta el relato.... Un giro inesperado al final. Un beso y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gastón!!! Es un honor que lo compartas. Buen finde para vos!!! besote :)

      Eliminar
  24. Por Dios, qué angustia, qué espanto. Es para echarse a temblar, desde luego. Qué relato más agobiante y estupendo, Sindel :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Hola, Sindel, venía a darte la enhorabuena por haber sido una de las ganadoras en el reto de MOS, muchas felicidades.

    Me quedo descubriendo tu blog.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María!!! Sos bienvenida y por supuesto ahora paso por el tuyo a visitarte.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  26. Un relato angustioso y con final inesperado. Sí que fue mala suerte que se despertara del coma en ese momento.
    Gracias por participar ¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos Teresa por esta idea genial que inspira mucho.
      Un besote.

      Eliminar
  27. Eso de enterrarte viva siendo cataléptica es uno de los recursos más horrendos de lo terrorífico, pero noooo, amiga, tú le das la vuelta a esa tortilla ataúd y terminas por ponerme pelitos cual escarpias, uf, por la perilla que se salva.
    Genial, original, sin aliento me has dejado, Sindel.
    Disculpas por el retraso, tarde llegué, besitos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja gracias Natalia, tus comentarios son geniales, me divierten además de tratarme tan bien.
      Un beso enorme.

      Eliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu opinión.