Seguidores

miércoles, 10 de octubre de 2012

Convocatoria: Este jueves un relato "El teléfono"

Este jueves nos toca escribir sobre el teléfono, se me habían ocurrido muchas cosas para escribir sobre él, pero no terminaba nunca de imaginar situaciones en las que estuviera incluido este aparato que es un medio de comunicación muy necesario, pero que últimamente con el uso del teléfono móvil, al menos en mi país, se ha convertido en una obsesión. Así que me decidí por ésta historia, un poco más simple.



Noticias desde el móvil.

Marisa está tendida en la cama, es una de esas noches en las que se queda sola en casa. Su marido salió  de viaje de negocios y su hijo adolescente está en la casa de un amigo. Prende el televisor, va de un canal a otro. Las misma películas de siempre, las mismas nefastas noticias. Lo apaga y toma el libro de la mesa de luz. Ve de reojo su teléfono móvil.  Lo agarra y llama a su esposo para ver cómo va el viaje. No la atiende y piensa que quizás esté manejando. Lo deja sobre la mesa de luz y después de leer unas páginas se duerme.

Julia está sentada en el banco que está pegado a la Unidad de Terapia Intensiva. Es una una noche más de espera, su marido fue a tomar algo al bar de enfrente y su hijo se encuentra luchando entre la vida y la muerte. Le queda poco tiempo para obtener una nueva oportunidad. Busca en la cartera la revista de crucigramas para distraerse, se topa con el celular y lo mira, se da cuenta que le queda poca batería. No lo usa, no puede arriesgarse a que se le apague.  Toma la lapicera para resolver una grilla y a la tercera palabra se queda dormida.

Marisa escucha entre sueños el sonido de llamada de su móvil. Se despierta inquieta. Lo atiende a pesar de que es un número desconocido. Una voz de hombre le anuncia que su marido tuvo un accidente en la ruta, aparentemente se distrajo cuando intentaba responder una llamada en su móvil. No hay mucho que hacer, está grave y lo están trasladando hacia la capital, a la Clínica Solís. Descompuesta y sin fuerzas se levanta. Llama a su hijo para que venga urgente y empieza a girar sobre sus pasos sin saber qué hacer. Cuando llega su hijo se toman un taxi y van hacia la clínica.  Apenas arriban en el pasillo de entrada los recibe el cirujano, les explica que hizo lo posible pero que el paciente falleció durante la cirugía.  Marisa cae sobre los brazos de su hijo que llora sin consuelo. El médico le hace una pregunta que no esperaba escuchar. Marisa mira a su hijo que asiente y responde sin dudar.

Julia escucha el sonido de llamada de su teléfono móvil en la cartera, está entre dormida y cree que está soñando. Sus manos ansiosas revuelven la cartera hasta que llega a atender. Es un número conocido. Atiende, cerrando los ojos y deseando que el milagro se haga realidad.  A unos metros está su marido  volviendo del bar,  al verla hablar por el móvil acelera el paso. Julia deja caer el teléfono de sus manos y llorando de felicidad se entrega a los brazos de su marido que no puede creer lo que está escuchando.  La médica que tiene en sus manos la vida de su hijo le acaba de decir que ha llegado el momento, el corazón que necesitaba para el trasplante había sido recientemente donado. 
Sindel Avéfenix

Más historias telefónicas en lo de:  María José


56 comentarios:

  1. El teléfono vehículo de notícias tan diversas, rotundo disgusto una llamada, esperanzada felicidad otra llamada. Ambas unidas por los extremos, muerte que da vida.
    Relato genial, conmovedor y verídico. Aplauso amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso quise mostrar Natalia, las caras infinitas de las noticias que transmite un llamado, algunas veces las esperadas y otras las que no se quieren escuchar.
      Gracias por pasar.
      Un besote enorme!!!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias Maribel!!!
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  3. En este caso, el auricular porta la esperanza y un nuevo cielo, como una nueva tierra. Precioso.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La esperanza es lo último que hay que perder, en este caso se ha cumplido el deseo.
      Gracias por pasar.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Una llamada puede cambiar el rumbo de nuestra existencia, un solo instante anuncia vida o muerte.
    Buen relato Sindel y cercano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El teléfono puede dar noticias que nos salvan la vida, elegí esto para marcar la diferencia entre una llamada y otra.
      Gracias San por leerme.
      Un besote.

      Eliminar
  5. En este caso es el portador de las noticias mas temidas y mas esperadas. Que paradoja, verdad? Pero también es parte de una realidad, como bien dices al principio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ceci, es como vos lo decís, en este caso trae malas noticias que a otros le generan vida.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  6. La forma parece un espiral, el teléfono y las llamadas son el hilo conductor de esta excelente concatenación de sucesos y sueños/pesadillas. EL final es esperanzador, pero todo habrá sido un sueño? Dejo esta conclusión como una llamada en espera. Saludos Sindel.

    PD: Leí y comenté tu relato de las tres estrellas, impecable también. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que no, que haya sido realidad...
      Gracias Luis por tus palabras, ahora voy al otro blog a leer tu comentario y mañana paso a leer los relatos de todos.
      Un beso.

      Eliminar
  7. El dolor de unos puede transformarse en la alegría de otros. Ese es el poder del amor que implica aceptar la donación de órganos.
    Muy emotivo relato.
    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es un tema que debemos tomar en cuenta a la hora de decidir.
      Gracias Moni, un beso.

      Eliminar
  8. Que historia agridulce nos cuentas. Muy bonita, pues saber que la muerte de una persona, puede salvar la de otra, es reconfortante. Al menos la muerte no ha sido "inutil"

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AL menos una parte del otro seguirá vivo en otro persona, y eso debe ser gratificante y aplacar el dolor de la pérdida.
      Gracis Mar.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Genial Sindel, el teléfono como el medio portador de noticias de muerte, pero también de vida. Es la dualidad en que nos movemos a diario, una simple llamada nos puede hacer cambiar toda nuestra vida en un segundo y nosotros poco podemos hacer para cambiarlo si no asumirlo.
    Muy bueno.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto José, una noticia nos puede cambiar el rumbo de la vida, a veces para bien y otras no, pero lo importante es aceptar ese cambio.
      Gracias por tu comentario, siempre me das ánimos para seguir.
      Un beso.

      Eliminar
  10. tus dos tiempos han sido dignos de un film de Alejandro Iñarritu. Complimenti, cherie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rochies, ojalá se pareciera en un 1% a algo de eso.
      Un besito.

      Eliminar
  11. Una preciosa historia, una muerte que hace renacer de nuevo la vida, dentro de la tristeza, la alegría de seguir viviendo en otra persona.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, a veces es difícil tomar esas decisiones porque el dolor nos anestesia, pero creo que en estos casos es bueno tomar esa decisión a tiempo.
      Un beso.

      Eliminar
  12. dos llamados telefonicos y dos visiones distintas de lo mismo. Que fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos situaciones límites, una de esperanza, la otra de toma de decisiones. Por suerte esta vez se unieron en algo positivo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Emotivo, un cruce de caminos con diferentes destinos, obvio por otra parte. Y el teléfono en este caso vehículo conductor de sentimientos y desenlaces.
    texto bien hilvanado y con emociones compensadas.
    Besos.
    Alfredo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alfredo, una noticia mala que da paso a una noticia buena, así es la vida a veces, y ésta vez fue de la mano del teléfono.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Una llamada de teléfono puede traer consigo buenas y malas noticias, tal y como nos cuentas en tu relato. A veces son llamadas esperadas, como Julia, la madre que espera ver qué sucede con el hijo, otras, totalmente inesperadas y dolorosas, como en el caso de Marisa y el accidente de su marido. Buen relato. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y así es amiga, a veces el teléfono nos trae noticias inesperadas, o nos ayuda a mantener la esperanza, ésta vez uno gana y otro pierde.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  15. Tremendo Sindel. un teléfono que anuncia la muerte y otro que anuncia la vida, además todo por una misma causa.
    Muy bien llevado y muy terriblemente real, a veces la vida es así.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Juan Carlos, una cosa va de la mano de otra, a veces algo triste puede ser el comienzo de algo feliz para otro, como en este caso particular. Aunque no sirva de mucho consuelo, al menos es saber que una parte del ser que se fue quedará vivo.
      Un beso enorme!!!

      Eliminar
  16. Vidas cruzadas, destinos en manos del destino y simplemente el telefono como vehículo que lleva noticias de una u otra indole. Me gustó mucho. Gracias por participar. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos María José por darme la oportunidad de seguir escribiendo sobre temas que hacen volar la imaginación.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  17. Buen relato que sin ser demasiado extremo, mantiene la tristeza y la esperanza. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fabián, no hacía falta ser más literal, la idea era esa, mostrar las dos caras que puede tener una llamada.
      Un beso.

      Eliminar
  18. me ha enganchado desde el principio, el teléfono el hilo conductor de la histrias cotidianas.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que te haya atrapado, eso ya es mucho más de lo que puedo pedir.
      Gracias por pasar Ana.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Excelente los dos tiempos, los dos caminos, las dos caras de una historia que en algún punto de la peripecia se cruzan.

    Muy bueno Sindel, te lo quise comentar más temprano, pero don Blogger no me dejó...

    besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cass, no sé que le pasa a esto a veces a mí tampoco me deja dejar comentarios, tal vez sea el nuevo formato.
      Me alegra mucho que te haya gustado la idea de mi relato.
      Un abrazo enormeee!!!

      Eliminar
  20. popr hoy no leeré más textos, sindel. me doy por conforme con este texto tuyo. dejo la lectura con sabor tan dulce en mi paladar literario que..uf...historia buena, muy buena, pero no por lo que cuenta, si no por cómo la armaste...el conjunto entonces, me refiero a la historia y a su estructura en el texto, es genial...
    medio beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gus, me encanta que te haya dejado un sabor dulce, es una historia que tiene de todo un poco, pero al menos se genera esperanza sobre el final.
      Un beso entero :)

      Eliminar
  21. Algo que no me quedó claro: ¿el corazón para el hijo de Julia es el del marido de Marisa?. Entendí que sí.
    La vida y la muerte están unidas, la alegría y la amargura están unidos, nuestras vidas están unidas, TODO esta unido.
    Precioso relato.
    Un abrazo
    ibso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ibso, si, exacto, el corazón es el del marido de Marisa, es ella quién toma esa decisión cuando el médico le hace la pregunta.
      Gracias por tan lindas palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Fijate, la llamada que destrozó la vida de una familia y la que le devolvió la esperanza a otra, así son las cosas...
    Muy bonito, Sindel.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tere, a veces la vida es así, unos ganan otros pierden. En este caso uno ganó la vida y el otro la perdió pero una parte de él seguirá viva.
      Un besote amiga.

      Eliminar
  23. Creo que es uno de los mejor estructurados relatos tuyos, sólo tengo que dejarte por escrito un bravo enorme subrayado de fosforito, con luces centelleantes y gallardetes de todos los colores. Bravo, bravo, bravo. Muy bueno... ya me dijo de la belleza del texto un tal apóstata... :))))

    Beso y café.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay que hermosas palabras me dejas!!! Ese apóstata me anduvo haciendo propaganda? jajajaja Bueno muchas gracias a vos por leerme y decirme esas cosas que me ayudan a seguir para adelante siempre y al otro por la promo jaja
      Un beso enorme.

      Eliminar
  24. vaya muy buen relato me han encantado, me gusta mucho como escribes así con sentimiento y mucho realismo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, trato de ser lo más breve y concisa posible, para que los relatos sean ágiles al leerlos.
      Un besote.

      Eliminar
  25. La comunicación entre la vida y la muerte entre dos historas que se cruzan por un corazón. Así es la vida, así la conexión y la comunicación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Encarni, en este caso una cosa viene de la mano de otra, hay vida porque hay muerte, aunque suene duro, pero en el caso de la donación de órganos suele ser así.
      Muchas gracias por pasar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Me encantó Sindel, no soy amiga de móvil, pero llevo una temporada pendiente de que suene, a veces son noticias buenas, y otras no tanto. Tú has enlazado dos historias de forma magistral. Besitos.

    ResponderEliminar
  27. Cuantas veces he llamado a mi marido, pero si no contesta enseguida, siempre pienso que soy una imprudente, que tal vez esté conduciendo y que por cogerlo puede tener un accidente.
    Para Julia, la alegria de recibir un donante, ante la tristeza de la perdida de Marisa, pero así es la vida.

    Un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  28. El teléfono al servicio de comunicar muerte y esperanza de vida, Dos vidas que en un determinado momento cruzan sus destinos. Una para extinguirse, otra para comenzar de nuevo y el teléfono para dar testimonio de ambas cosas.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Me encanta tu relato, Sindel.
    El móvil cuasa un despiste y la muerte, pero a la vez salva una vida.
    Muy ingenioso, te felicito.
    Un beso, compi.

    ResponderEliminar
  30. estas historias trágicas de hospital siempre pueden tener un lado feliz... me encantan tus relatos sindel! son esperanzadores! un beso!

    ResponderEliminar
  31. Esa es la vida...cada página nos cambia la historia, para unos desesperacion, para otros esperanza. En segundos, cualquier llamada del llanto a la risa.
    Un beso

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu opinión.