Seguidores

miércoles, 15 de mayo de 2013

Convocatoria: Este jueves un relato "La fiebre del oro"





Nosotros no molestábamos a nadie, vivíamos tranquilos en esas tierras que eran nuestras por derecho,  heredadas de generación en generación, trabajada con sudor y sangre por nuestros antepasados y nosotros mismos.
Los problemas familiares o del pueblo los resolvíamos en el consejo semanal donde el cacique de la tribu mediaba para lograr un entendimiento.
No usábamos armas  solamente unas flechas y lanzas para cazar nuestra comida. Nuestra mejor arma era la palabra.
Hasta que un día llegaron ellos movidos por la fiebre del oro y su ambición desmedida. En sus manos tenían picos y armas que no conocíamos. Primero ocuparon los territorios cercanos, pero al ver frustradas sus expectativas avanzaron por más. Y así fue que un día invadieron la aldea, quemaron nuestras chozas, violaron a nuestras mujeres y mataron a los ancianos. No pudimos defendernos, no supimos cómo. A los más jóvenes nos tomaron como esclavos, nos pusieron un pico en la mano y nos hicieron trabajar de sol a sombra buscando con desesperación el dorado metal que  habían venido a buscar. Cuando asumieron que sus ambiciones no tendrían fruto, se fueron. Nos dejaron abandonados, enfermos y miserables. Muchos murieron a los pocos días, yo logré sobrevivir.  
Ahora ya soy viejo pero todavía tengo las cicatrices en mi cuerpo y en mi alma, vi morir a mis padres, hermanos, y  a mis amigos. Tuve suerte de encontrar en mi camino gente que había pasado por lo mismo y entre todos pudimos recuperar algo de la dignidad que nos habían robado. Y desde ese día en que llegaron no hay un solo momento en que no me pregunte, cómo algo que era tan brillante como el sol pudo haber generado tanta oscuridad.
                      
                                             Sndel Avefenix

Más relatos de la fiebre del oro en lo de: JUAN CARLOS

66 comentarios:

  1. La vida según la cuenta cada uno. Bonita iniciativa.
    Saltos y brincos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay dos campanadas sobre un tema. quise mostrar esta que es la que más perdió.
      Un besote.

      Eliminar
  2. Inquietante pregunta del narrador. Tal vez la oscuridad esté en los invasores, no en aquello que atrae su atención. El objeto de ambición puede cambiar, sin que disminuya la ambición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí la oscuridad está en el hombre, no en las cosas materiales, pero hay pueblos que tienen otras escalas de valor sobre esto.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Hay que oír a todas las partes. Cuantas mentiras hemos aprendido de la historia escrita por los de un lado solamente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre la historia mostró el lado de los que ganan, los que pierden han sido enmudecidos.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Cuantas tropelias, cuanto dolor sin sentido. La avaricia es lo que tiene, nunca se está satisfecho. Si no se encuentra lo que se busca...Se descarga la ira, con los pobres que sabemos no se pueden defender.
    Gracias por traernos el otro lado del oro.
    Besos Sindel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos Lucía por tus palabras, quise mostrar ese lado que muchos han olvidado, y que son los que más han sufrido.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Has puesto cada palabra en su lugar, con el dolor de las heridas abiertas.
    Así es el otro lado del brillo, cuando cae la oscuridad que todo lo corrompe, desmedida ambición que lleva hasta la muerte, y muchas veces por nada.

    Un abrazo querida Sindel :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas heridas quedan para siempre, se pierde todo sin haber buscado nada.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  6. Lo grave es que,a esos buscadores, insaciables, no les ha importado seguir masacrando otras generaciones.
    Han cambiado las herramientas, pero su ambición es la misma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cuál Juan, la historia se repite en todas las épocas, y los ambiciosos jamás aprenden, al contrario cada vez cometen peores crímenes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hay pueblos que no entienden el gusto por ese amarillo que perdura y brilla, que no se corrompe. Y son sabios, porque ellos lo llevan dentro y no necesitan buscarlo fuera. Excelente!!

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son pueblos que no tienen otra visión sobre el valor de las cosas y de la vida misma.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Me está subiendo la temperatura, ¡no sabía que leer oro diera fiebre!
    Besos dorados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que da fiebre es leer tanta injusticia Gloria. Gracias por pasarte.
      Un besote.

      Eliminar
  9. El oro no se corromperà, pero si puede corromper a quien no sabe darle el justo valor que tiene, porque entonces, con el paso del tiempo, nos covencemos que no era oro, sino oropel.

    Mis cordiales saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Adelfa, es el valor que uno le da, y no el que verdaderamente tiene.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Un fiel retrato de nuestra sufrida América...el sueño de algunos a veces implica la desgracia de otros...es lo que trasunta la historia de nuestra civilización.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una historia repetida, siempre sufre el más débil, y así fueron sacados de la faz del mundo, sin que nadie lo notara demasiado, hasta que fue demasiado tarde.
      Un besote.

      Eliminar
  11. Será por eso que muchos hablan de la maldición.
    Aunque me decanto más por la extrema avaricia .

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo en maldiciones, me parece que quizás han pagado con su sangre toda la sangre ajena que han vertido.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Cierto, como es posible que algo tan bonito genere tanta maldad?
    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que se convierte en algo que se quiere poseer a cualquier precio. Así es la ambición.
      Un beso.

      Eliminar
  13. La ambición desmedida de las personas, que las hacen volver crueles, sin sentimientos, todo para satisfacer esa insana ambición.
    Así fue, real, real
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es la fiebre, los hace inmunes a cualquier dolor que provoquen, solo llevan una misión adelante sin importar lo que tengan que sacrificar, o a quién haya que matar.
      Un beso.

      Eliminar
  14. sabías que al principio de la comquista, los nativos decían de los españoles que eran comedores de oro? ¿por qué? por que su primer gesto , al tenerlo en sus manos tras haberlo robado a los nativos era llevárselo a la boca para comprobar su dureza o calidad...
    he dicho.
    medio beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Gus, hay tantas cosas escondidas en la historia, modificadas para que los que más sufrieron parezcan salvajes o indómitos. No estoy de acuerdo con los robos o las matanzas que se han hecho en nombre de la cristianización o civilización, para mi fue todo un aniquilamiento.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  15. Un metal que creo muchas miserias, y en muchos casos solo fue una quimera un mal sueño, que por lo que cuentas tuvo muchos daños colaterales... lo que si comparto es que en otros momentos de las historia, como en las colonizaciones ese daño tuvo que ser muy similar...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que llegaron personas a invadir algo las cosas terminaron mal, será que ambicionar las cosas ajenas enceguece al hombre y quiere poseerlas a cualquier precio.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Los fuertes ganan sin importar lo que queda detrás. Muy bien contada esta visión Sindel.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias San, siempre pierden los débiles o los buenos, no sé que pensar ya.
      Un beso.

      Eliminar
  17. guauuuuuuuuuu, el relato te ha quedado genial, has descrito lo que hace perfectamente la avaricia, porque vivían muy tranquilos sin la mano del hombre avaricioso jorobándolo todo.

    Un besazo.

    Y por cierto, que estoy celebrando en mi blog que ya somos 300 seguidores, y tengo un sorteo con el libro de ElDany, por si quieres apuntarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tamara, ya vi lo de tu blog, te dejé mis felicitaciones y que sean muchos más.
      Un besote.

      Eliminar
  18. Me ha encantado tu visión de la historia desde el otro lado.Cuántos abusos cometidos! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimos Charo, de los dos lados hubo muerte y decepción, unos la buscaron a otros les llegó injustamente.
      Un besote.

      Eliminar
  19. La vida con toda su crudeza que golpea sin piedad, la vida no, algunos deslmados sí. Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alis, bienvenida a mi blog, Un beso.

      Eliminar
  20. Lo malo, Sindel, es que sigue sucediendo. Que bajo la bandera del poder y el dinero, se siguen exterminando pueblos, civilizaciones, formas de vida. Un ejemplo de esto puede ser la cuenca del Amazonas que está siendo esquilmada por sus recursos. Y lo que es peor, estamos adormecidos, idiotizados y nada hacemos por evitarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá apareció Pepe, que mal anda esto!!! Un besote.

      Eliminar
  21. Juraría que te había dejado mi comentario. Vuelvo a dejártelo.
    Decia que lo peor es que aún sigue sucediendo, que bajo la bandera del poder y del dinero se siguen esquilmando y aniquilando pueblos, civilizaciones, formas de vida. Un ejemplo puede ser la selva amazónica cuyos habitantes van siendo inexorablemente desplazados por el ansia depredadora de los paises "civilizados".
    Peor aún es nuestro silencio cómplice. Estamos adormecidos e idiotizados. Cuando despertemos, posiblemente sea ya muy tarde.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta razón llevas Pepe, no sé lo que nos pasa, solemos reaccionar siempre tarde, debe ser porque no nos ha tocado a nosotros de cerca, o porque estamos con tantos otros problemas que los dejamos para después.
      Tu otro comentario no me llegó. Pero me alegra leerte.
      Un beso.

      Eliminar
  22. A veces pienso, en la expresión de los indígenas al verlos llegar, tan distintos, desde sus atavíos, su modo de hablar y... sus intereses. Muy bueno tu relato Sindel, que pone a la vista tantas injusticias cometidas en nombre del poder y el hambre de conquistas.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ésta vez me puse del otro lado, de los que fueron aniquilados en nombre de la ambición.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  23. Oro, poder, ambición, posición social, diferentes perros con el mismo collar (de oro) todo vale.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta vez fue el oro, otras simple ambición.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Pobres indioa Sioux, que látima de los Tabajara... y los maltratados Navajas?...tantas otras tribus, diezmadas y desposeidas de sus tierras y de sus posesiones. pero como hace tanto tiempo de ello, nadie habla de ellos.
    Lo peor de todo, es que ahora mismo existen tambien, atropellos similares.
    Un post estupendo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Montserrat!!! Hoy en día, al menos en mi país siguen siendo desterrados y abusados por los poderosos. Es una historia que se repite sin parar.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  25. La avaricia, el dinero, la búsqueda desmedida del oro, lleva al ser humano a cometer las mayores de la vilezas. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Alicia, se enceguecen con su ambición y arrasan con todo lo que se interponga.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  26. El oro que puede comprar vida, felicidad y bienestar, al final, como dices en tu relato, a veces solo trae oscuridad. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que se consigue en base a dolor de otros es oscuro.
      Un beso.

      Eliminar
  27. La última frase es buenísima, genial.
    El relato me gusta especialmente por el punto de vista que le das, el del nativo que no entiende esa ambición.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Carlos!!! Es un placer saber que te gustó mi relato.
      Un beso.

      Eliminar
  28. Avasallar a cualquier precio. Esa clase de ceguera que surge de mirar atraves del cedazo de la avaricia.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La peor de todas, la que ciega el alma, la bondad y la piedad.
      Un beso Rosa!!!

      Eliminar
  29. Tu última pregunta, concluye un muy buen relato y resume lo absurdo de esta fiebre.

    Nos tienes acostumbrado a tus reflexiones acertadas y expresada con calidad literaria.

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cass me halaga tu comentario, sabes que te admiro y viniendo de alguien como vos lo siento con mucha alegría todo lo que me escribis.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  30. las venas abiertas de america latina... y así como lo has dicho:
    tanto brillo para tanta oscuridad!
    un abrazo, sindel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la sangre derramada, y el dolor...
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  31. Hoy, igual que antes, el ser humano pone su ambición por encima de todo, incluso por encima de la vida de sus congéneres; y cegados por esta absurda soberbia, todo lo que les rodea se convierte en "prescindible".
    Un abrazo y perdona la tardanza.

    ResponderEliminar
  32. La espada en una mano y la cruz en la otra. Cuántos desatinos se han cometido en nombre de dios, eso sí, sin mencionar que ese dios se llamaba dinero, poder y soberbia, es decir santísima trinidad.

    Besos

    ResponderEliminar
  33. la avaricia humana que no tiene limite... en cualquier parte del mundo...precioso relato. besos.

    ResponderEliminar
  34. Se parece a mi relato por los protagonistas, los indios y los blancos, colonos o buscadores de oro, todo lo arrasaron, lo que les pertenecía a los verdaderos americanos lo robaron. Cunde la oscuridad cuando se codicia el oro, así fue así sigue siendo.
    Besitos y perdón por el retraso estaba viendo el oro puro del sol napolitano.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu opinión.