Seguidores

miércoles, 1 de mayo de 2013

Convocatoria: Este Jueves un relato "Dolor emocional"





Es casi invisible, pero desgarra. Se adentra más allá de los poros y las células. Grita en silencio esperando una respuesta que lo consuele. Late desesperado en cada movimiento involuntario de un corazón que persiste en seguir  palpitando.
Se torna voraz, invasivo. Se manifiesta de golpe anegando los ojos,  como un océano incontenible que escapa de la voluntad de ser retenido y se vierte sobre el cuenco del oscuro vacío.
Inmortal asemeja su llegada a la de un dios que nos gobierna para observarnos en la utópica misión de desterrarlo. Apenas se logra anestesiarlo, por un rato, para poder caminar unos pasos. Lo archivamos en la gaveta del olvido, nos engañamos.
Porque el dolor emocional es un trauma, un vacío, una herida que deja su huella marcada a fuego, y nos desangra. Y no hay reloj que pueda borrar las horas de desesperanza, no hay medicamento que calme la intensidad de la amargura sufrida.  
Siempre llega de la mano de una pérdida, una traición, un fracaso. Y se queda  colonizando el resto de los sentidos, adueñándose del tiempo que se necesita para poder derrotarlo.
Uno se acostumbra a convivir con él porque es parte de la vida, sin él no sabríamos que estamos vivos, que sentimos, que somos sensibles al dolor, que tenemos lágrimas.
Pero aunque cada tanto regrese a recordarnos que hemos perdido, que hemos sido traicionados o fracasamos, hay que aprovechar esos intervalos de paz que nos va dando el crecimiento y la aceptación para seguir adelante, porque no nos queda otra opción y es preferible transformarlo en experiencia que seguir macerándolo.

                                                                     Sindel Avefénix

Más relatos sobre el Dolor emocional en lo de: LUCIA


60 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Bergoña, es lo que me salió.
      Un beso

      Eliminar
  2. Bien cierto y al final nos damos cuenta que algo aprendimos, con la esperanza de no volver a olvidarlo. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no se puede olvidar, siempre algo nos deja.
      Un beso.

      Eliminar
  3. ¡Qué bien lo has descrito! ¡Chapeau!

    ResponderEliminar
  4. Y a veces llega sin necesidad de eso que describis tambien, a veces llega aparentemente sin razón, como una autocritica exacerbada, porque algo en el ambiente predispone al desanimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, a veces llega, pero nadie se salva de pasarlo.
      Un beso

      Eliminar
  5. Si es una perdida se cura con los recuerdos alegres, si es un fracaso se olvida empezando otra vez, si es una traición puente de plata.
    Abrazos y saltibrincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que las traiciones son inolvidables Ester, es lo único que no puedo superar.
      Un besote.

      Eliminar
  6. Cuanta razón llevas, es mejor tratarlo como una mala experiencia que no andar macerando los malos sentimientos y dolor que ya de por si es suficiente como para seguir alimentandolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Mar, pero poder comprender eso lleva su tiempo.
      Un besote.

      Eliminar
  7. Cúanto cuesta ese dolor del alma que terminamos por aceptar que no es nuestro... ¿ o si?

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dolor es nuestro, quizás lo que lo provoca es ajeno a nosotros, ahí está la clave para poder superarlo.
      Un abrazo y bienvenido a mi blog.

      Eliminar
  8. Muy bien descrito! ...conseguiste atrapar lo intenso e inabarcable de esas agonías.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Moni, las he pasado varias veces.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Lo has descrito tal cuál, como dices "no hay reloj que pueda "borrar las horas de desesperanza". Así es el dolor emocional intenso, profundo. Devorador de entrañas...
    Abrazos de azul mar :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángeles, gracias por leerme y tus palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  10. La peor bofetada que se puede recibir es la que se da con la palabra, el peor puntapié es cuando se pisotea la dignidad humana y el peor cilicio es el tormento psicológico, más aún cuando el verdugo que lo inflinge alguna vez juró amarnos por siempre.
    El dolor emocional es en mucho consecuencia de todo lo anterior. Es sentirse presa de un sadismo desalmado que va minando el amor propio de la persona y va dejando el alma enferma, la voluntad perdida, el espíritu quebrantado. Y como si fuera poco, algunas veces la propia victima se siente culpable de su calvario y busca en el suicidio un punto final para su martirio.
    Un tema muy difícil y delicado, pero no obstante dolorosamente real.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay dolores que llevan al extremo a la persona que los padece, depende de la fortaleza de cada uno, o de las ganas que tenga de poder superarlo. A veces es parte de un problema de depresión, en el que no me voy a meter por ahora, pero tenés razón, en todo lo que me escribiste.
      Gracias por pasar. Un beso.

      Eliminar
  11. Toda una profunda reflexión... somos esa mescolanza de momentos que para bien o para mal, nos van haciendo.
    El dolor tal vez no se extinga, pero está allí, por más que lo anestesiemos un poco, por algo.
    Me ha encantado tu texto, tan vívido y acertadamente expresado.
    Una lección de vida.
    Besos:
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno Gaby que te haya gustado este texto, expresé lo que sentía.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  12. Decía el Buda (más o menos): un flechazo duele. Pero si encima removemos constantemente el dardo clavado en la herida, lo que hacemos es añadir dolor al dolor, además un dolor innecesario.

    También te digo que el ser humano, muchas veces, tiene terror a ser feliz. Y eso es algo que debiera mirarse cada uno.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También decía Buda "El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional"
      Un beso!!!

      Eliminar
  13. Si me atengo a la fotografía de tu perfil, eres joven e intuyo que deben ser pocos los dolores emocionales que hayas tenido en tu existencia.
    Desde la atalaya de mis 77 otoños, te digo que al hacer balance de la existencia vivida siempre termina por vencer la alegría. Al menos debemos luchar porque esta ecuación de el resultado apetecido.
    Seguramente es que mis desasosiegos emocionales pierden furor con el paso del tiempo.
    De cualquier manera, permite que te felicite por tu brillantez en la redacción de tu entrada.
    Eres joven, pero has abido aprovechar el tiempo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan, bienvenido a mi blog.
      Te quiero agradecer que me veas joven, no lo soy tanto, y la verdad pasé por varios dolores emocionales, desde muy chica mi vida no fue fácil. Pero es cierto que al final ganan las alegrías, lo bueno que nos deja la vida. Es un placer ser leída por alguien como vos que escribe de esta forma y con tanto respeto.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  14. "Porque el dolor emocional es un trauma, un vacío, una herida que deja su huella marcada a fuego, y nos desangra."

    Como bien decis, hay que aprovechas esos pequeños espacios de paz, esas breves treguas y seguir...seguir...seguir, como se pueda!

    Un relato reflexivo, casi demoledor, expresado con mucho acierto.

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Cass, hay que aprovechar esos momentos.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  15. Tu descripción es tan nítica y tan vívida que casi nos haces sentir ese dolor sin necesidad de rememorar los propios.

    Buen trabajo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo he pasado tantas veces, que sé lo que se siente.
      Un beso Narci, muchas gracias!!!

      Eliminar
  16. Una descripción muy acertada y profunda, de esas palabras que te sacuden el piso bajo los pies.
    mis aplausos y un gran abrazo.
    Cuídate!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Andrómeda por tu comentario tan amable.
      Un beso!!!

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. Muchas gracias Daniel por pasar. Un beso.

      Eliminar
  18. excelente reflexiòn y parece cierto que se crece doliendo.

    abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Desde luego este dolor es peor que el físico. Como dices siempre está ahí; pero uno ha de intentar en la medida de lo posible paliar sus efectos.
    Muy bien descrito
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es lo único que se puede hacer para seguir adelante Carmen, gracias por pasar.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Hay Sindel! Diste totalmente en el centro de la diana, además acabaste el relato con un fuerte hilo de esperanza,solo una cosa...algunas veces el dolor llega sin avisar, sin venir a cuento,y como bien dices...¡Destroza el suelo que pisamos ! Muy buen relato.
    En mi blog tienes un regalito con tu nombre, es mi manera de agradecer tu jueves conmigo.
    Besos tesoro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucía, me alegra que te haya gustado mi texto. Ahora paso a buscar mi regalito, sos muy amable!!! Fue un gusto estar en tu casa.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  21. Reflexivo e intimista Sindel. Muy bien descrito ese dolor emocional que en ocasiones no da tregua. Pero siempre hay esperanza y siempre hay que intentar superar y avanzar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre se puede y se debe seguir adelante, aunque ese dolor quede dormido, hay que continuar.
      Un besote San.

      Eliminar
  22. Simplemente decirte Sindel que estoy total y absolutamente de acuerdo con tu reflexión, que la comparto plenamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de leer tu texto me di cuenta que había coincidencia en nuestro concepto sobre este tema.
      Gracias por pasar, un abrazo enorme.

      Eliminar
  23. El dolor de las experiencias vividas y de los recuerdos que siempre quedan incrustados en el alma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imborrables, pero se pueden adormecer para seguir adelante. Un beso.

      Eliminar
  24. a veces pienso que a mucha gente nos es más fácil escribir a cerca deldolor que a cerca de la sonrisa. de lo que estoy seguro es de que es más fácil escribir una historia triste que una que nos haga descojonarnos. poca gente es capaz de escribir provocando la risa con sus palabras, poca gente es capaz de eso y repetirlo.
    y con estas palabras, sindel, estoy constatando y reflexionando. y con estas palabras me pongo en el número uno de la fila.
    por otra parte, sindel, no recuerdo, pero en mí apenas si tiene validez, por que soy la desmemoria hecha materia viva, es uno de los escritos mejores que te he leído...y me basamente en las palabrotas que has empleado, en...cuando digo palabrotas me refiero a la belleza de las mismas...no sé, hay un algo en este tu escrito que te aleja de ti misma en cuanto normalidad a la hora de escribir...eso creo...y es para bien...
    medio beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gus!!! Me sorprende tu comentario pero me gusta que puedas ir descubriendo otras facetas mías en mi forma de escribir. Y es verdad que uno puede hacer llorar con facilidad pero es más difícil sacar una sonrisa. Cosa que siempre logras de mí.
      Un besote enorme.

      Eliminar
  25. Perfecta la descripción, me ha encantado!Cuando puedas pásate por mi blog, hay algo para ti.Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Charo!!! Gracias ahora me paso.
      Un besote.

      Eliminar
  26. Tienes razón pero a veces ese dolor emocional llega sin saber por qué y es esa depresión que decías y en la nos vemos metidos cada vez más y cuesta tanto salir de ella.
    Genial como siempre.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez que se toca fondo, o te quedas ahí o tomas impulso para salir.
      Un besote amiga!!!

      Eliminar
  27. Me han gustado mucho como lo has contado, las palabras que has ido eligiendo para describir un dolor emocional.
    Enlazando con lo que quise decir en mi visión del jueves, creo que sentir ese dolor es mostrar una sensibilidad, una capacidad de sentir, de ser verdaderamente persona, de ser merecedor de cariño.
    Te mando otro abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan Carlos, si mis palabras te llegaron ya me doy por contenta.
      Un beso.

      Eliminar
  28. Tu aporte es muy personal, tiene algo que parece no superado. Las palabras sirven para aliviar un poco esa carga. La traición debe ser lo peor que uno pueda perdonar, no es fácil hacer la vista gorda, como que nada pasó. Tal vez, estoy conjeturando. Excelentemente escrito, muchos besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Luis... Cómo me conoces!!! Nada de conjeturas, creo que acertaste.
      Un beso enorme

      Eliminar
  29. Ojalá pudiéramos eliminar esos malos recuerdos de nuestra memoria, pero llevas razón, después de todo, los malos momentos y las situaciones dolorosas nos hacen crecer, madurar y, además, nos dan muchas lecciones y enseñanzas que somos capaces de entender con el tiempo. Buena reflexión, buen texto. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sería genial pero tal vez sirva para algo que queden, quizás sea para que podamos crecer.
      Un beso.

      Eliminar
  30. Pero es tan difícil convivir con ese dolor, e intentar ser feliz a pesar de él. Besote un relato muy sentido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo Alicia, es tan difícil, pero hay que seguir...
      Besos.

      Eliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu opinión.