Seguidores

miércoles, 30 de julio de 2014

Convocatoria: Este jueves un relato "Él y sus circunstancias" "Pecados Capitales"



Yo era una buena persona, hasta que lo conocí.
Me deslumbró ese aire de seguridad y su  pose soberbia al mirarme.
Se había mudado al departamento que lindaba con el mío. Desde ese momento toda mi humildad se convirtió en avaricia, no de cosas materiales, mi objetivo y obsesión era que me mirara, solamente a mí y nada más que a mí.
Me pasaba todo el día esperando oír sus pasos al llegar. Pegaba mi oreja a la pared para sentir su voz, y muchas veces también lo espiaba por la cerradura de su puerta.
Soñaba con poder materializar mi lujuria,  poseerlo y que después nos dejáramos ganar por la pereza hasta caer dormidos de placer y saciedad.
Algunas veces me agarraban unos ataques feroces de envidia hacia su mujer, casi siempre tenía la mala suerte de encontrarlos juntos por la calle. Yo tenía que bajar la mirada ante ella para disimular la gula que me provocaba su marido, y los deseos, que enfermos, me carcomían la mente.
Pasaron los meses, y un día mágico sonó el timbre de mi casa. Observé por la mirilla que era él. Me arreglé lo más rápido que pude y le abrí la puerta invitándolo a pasar.
Sentí que me desmayaba con el aroma de su piel, con el roce de su mano en su saludo formal. Yo sabía que había venido por mí, que me iba a declarar que sentía lo mismo que yo por él. Lo sabía, así que me adelanté y me arrojé a sus brazos besando frenéticamente su boca hasta dejarlo sin aire.
Fue un instante, cuando me di cuenta yo ya estaba en el suelo del empujón que me había dado, me dijo cosas horribles, que estaba loca, que él era casado y amaba a su mujer, y que había venido solamente para entregarme una carta que por error el encargado le había dejado en su buzón.
No resistí escuchar más. Cuando estaba a punto de girar  su cuerpo para salir me levanté como un resorte y con toda mi ira desatada alcé la columna de yeso que adornaba mi entrada y sin darle tiempo a nada, más que a mirarme con horror, se la partí en la cabeza.
Nunca más se levantó, pero me quedé feliz, después de todo se había muerto mirándome solamente a mí.
Pero insisto, yo era una buena persona hasta que lo conocí...

Sindel Avefenix

Más relatos pecadores en lo de: The Daily Planet Bloggers

Gracias Clark y Lois!!!



Todos los textos que están expuestos en este blog son propiedad intelectual de mi persona y están registrados bajo el nombre Sindel Avefénix. Salvo menciones expresas de otros autores.

31 comentarios:

  1. Que duro que era ese yeso.

    La protagonista afirma haber sido buena antes de conocerlo, pero que peligrosa que resultó ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El yeso cuando es compacto es durísimo, lo trabajé mucho cuando hacía artesanías y había piezas que eran imposibles de levantar.
      Todos somos buenos hasta que nos salta la verdadera personalidad.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Cruzar por tus letras, resulta muy bueno. No le pasó lo mismo a esta mujer: se cruzó con sus pecados y debilidades y la encarnó en ese amor enfermizo. Un relato impecable, que se lee con interés que va creciendo hasta llegar a la conformidad de ella; al fin de cuentas tuvo lo que quería. Y yo... yo también!

    besos jueverísimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias preciosa! Quise hacer algo diferente esta vez, y así salió, me encanta que te haya gustado!
      Beso inmenso!

      Eliminar
  3. Creo que las debilidades que más reinan en el ser humano son la ira y el enojo. Y el que lo posee en el enamoramiento, nos empuja a pensar o eres mío o de nadie. Me encanto la determinación que tomaste! Bien hecho. =)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja yo no sería tan trágica a esta altura de la vida aprendí que el que no quiera estar conmigo "siga la flecha" como decimos por acá!
      Beso enorme.

      Eliminar
  4. una buena persona puede dejar de serlo por un deseo incontrolado. Cuesta entender eso de para mi o para nadie, son esas circunstancias del título. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que son malas personas encubiertas, lobos con piel de cordero, pero a la larga nos muestran lo que son.
      Un besote.

      Eliminar
  5. creo que la soberbia es el peor de los males....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay varios que no me gustaría padecer, ese es uno de los que más quiero tener.
      Beso.

      Eliminar
  6. Es difícil lidiar con la obsesión, nos nubla la razón, es un excelente ralato, Sindel.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ame! Encantada con tu visita.
      Un beso!

      Eliminar
  7. Lo que puede hacer una mente obsesiva y en su delirio creer que está en lo correcto.
    Abrazos, Sindel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se justifica usando al otro como culpable de sus imperdonables actos. es alo muy normal en los humanos.
      Gracias por pasar, beso enorme.

      Eliminar
  8. Querida lSindel: Acabo de leer tu magnífico post y observo, que se parece mucho al mio. Los dos indican lo mismo. Que cualquier persona normal y hasta buena, es capaz de hacer el mayor de los disparates si las circunstácias le obligan. Saludos muy veraniegos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En serio? No pase aún a leerte, ya mismo lo hago a ver en que cosas nos pusimos de acuerdo esta vez.
      Besos.

      Eliminar
  9. Has ido cayendo pecado tras pecado sin dejarte ninguno, suele ocurrir cuando se entra en ese estado de obsesión por alguien. Ya el remate fue ese rechazo que te empujó al asesinato pero tu abogado puede decir que efectivamente te encontrabas en un momento de locura transitoria. No solo eras buena persona antes, sigues siendo buena persona, pero esa circunstancia... Perfecta la narración.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Leonor, quise mostrar que una persona puede cometer todos los pecados posibles bajo una situación de presión, pero claro que hay que estar algo mal de la cabeza para eso.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  10. Un despliegue sincronizado de pecados que afloraron desaforados ante una pasión que no pudo controlar. Pero toda la responsabilidad es suya...que no le eche la culpa a quien la tentó!
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sí Moni, pero a alguien hay que culpar para librarse de los pecados! Así es esta gente que actúa con la mente alterada y sin medir consecuencias.
      Un beso!

      Eliminar
  11. Pues menos mal, porque cumplió con todos los pecados capitales, y esta situación sólo acaba de una manera, y vaya si acabó. Una pena.
    Muy bueno
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y se terminó la obsesión y consiguió en su locura lo que deseaba, aunque tuvo que pagar un costo alto para ello, un asesinato.
      Besitos.

      Eliminar
  12. Realmente hizo que todos los pecados se fusionaran en un momento.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cadena de pecados que la llevó a lo peor.
      Gracias por pasar. Un beso.

      Eliminar
  13. Magnífico relato, Sindel. Me encantó. Enhorabuena y besos de buenas noches, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María! Qué gusto leerte, muchas gracias! Beso inmenso y buen fin de semana para vos.

      Eliminar
  14. Todos los palos los tocó esta mujer, el texto impecable Sindel, la frase final aguantando toda la fuerza del relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Consiguió sacar lo malo de dentro y desde luego bien que reunió todos los pecados capitales jajaj. me gustó tu enfoque perverso. Un beso

    ResponderEliminar
  16. Ay que me he reído, amiga, a pesar de lo trágico de las circunstancias. Menos mal que ella era buena...hasta que lo conoció.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  17. Guau, asombroso, todo un repaso por los 7 pecaditos en un instante de nada. Qué razón tenía el que dijo que los males nunca vienen solos.

    Muy bueno.

    Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu opinión.