Seguidores

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Convocatoria: Este jueves un relato "Habla del silencio"


La casa estaba llena de silencio.
Desde que llegaron solo se escuchaba el crujir del piso con sus pasos errantes.
Los dos estaban habitados por el miedo a decir cualquier palabra que pudiera incrementar el sufrimiento. Ni siquiera se miraban.
Marisa dejó el bolso sin desarmar sobre la mesa y con sábanas tapó todos los espejos. No podía soportar ver su reflejo ya sin panza. El vacío de esa imagen era tan grande como el mutismo que moraba aletargado en su pecho. Guió sus pasos hacia la habitación que tan celosamente habían preparado para la llegada de su hijo. Entró, respiró profundo y  ahogando el llanto abrió la ventana para que el aire fresco secara sus calladas lágrimas. En el marco, del lado de afuera, estaba el pajarito que todos los días la visitaba, pero hoy hasta él estaba de duelo y no cantaba. Cada detalle del cuarto le dolía más. Se dejó caer en la mecedora y cerrando los ojos acunó entre el hueco de sus brazos todos sus sueños rotos, su impotencia y su desesperanza.
Ivan la vio desde el living, pero no tuvo coraje para detenerla, la dejó mitigar el dolor con sus preguntas sin respuestas. Entró a su cuarto y tiró los zapatos a un costado. No levantó las persianas, no soportaba ver la luz. Como pudo se recostó en la cama. El sueño no llegaba, la daga de la culpa por haber provocado el accidente le taladraba la conciencia. Quizá si hubiese manejado más despacio, quizá si hubiese frenado a tiempo, quizá si no hubiera tomado tanto, quizá...
La casa estaba llena de silencio, un silencio lleno de gritos sofocados y  agolpados en el alma.

Sindel Avefénix



Más silencios en lo de: NIEVES - "Matices en la vida"

Gracias Nieves!!!

Todos los textos que están expuestos en este blog son propiedad intelectual de mi persona y están registrados bajo el nombre Sindel Avefénix. Salvo menciones expresas de otros autores.

66 comentarios:

  1. Terrible silencio, que se mezcla con las voces acusadoras del remordimiento.
    Algunas conductas provocan tragedias. Algunos lo comprenden demasiado tarde.
    Ni siquiera estaba el pajarito, hasta está esa ausencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada peor que tener culpas en la consciencia. A veces es peor que lo que se ha provocado en sí mismo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Un silencio doloroso, romperlo significa el principio del fin. Un relato muchas veces real. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasar Ester, hay silencios que duelen.
      Un beso!

      Eliminar
  3. Uffff, durísimo el relato, duro por lo que cuenta, por lo bien que lo cuenta, porque se mete el doloroso silencio en el pecho, porque se ve, se sabe que ese silencio cuando se rompa lo romperá todo, porque una sola palabra y todo volverá a ser un accidente brutal que romperá lo poco y frágil que queda de sus vidas en común, perfectamente relatado, ilustrado y sentido tu relato Sindel, me ha encantado, miles de besosssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Susurros! Tus palabras hacia mi relato son muy amables. Un beso!

      Eliminar
  4. Que pena he sentido al leerte. .Un vacio que no trae más que silencios acusadores. no puede ser de otra manera. Me gusta mucho seguirte Sindel. Has escrito una historia que puede ser real, de una forma impecable y emotiva. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Es un placer ser leída por vos y leerte!
      Un beso

      Eliminar
  5. Hay silencios que duelen mucho, gracias a Dios no he pasado por ese armargo trance que has plasmado. Se me encoge el corazón de pensarlo simplemente. Los que somos padres sabemos lo que podría significar eso.
    Un relato muy serio y muy bien escrito.Me ha gustado leerle.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo! Debe ser algo tremendo. Gracias por tus palabras.
      Un abrazo!

      Eliminar
  6. El silencio es algunas veces causante de una muerte en vida. Estremecedor pero bello tu relato.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. El remordimiento es tan corrosivo, tanto, que a veces no nos deja entender que el azar tiene mucho que ver en cuanto acontece y que no siempre somos tan culpables como pueda parecer, o como nos parece a nosotros mismos.

    Estupendo relato, a pesar de la amargura y el dolor de los personajes.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo peor que se puede tener en la consciencia, remordimiento, creo que es peor que la culpa en sí misma.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  8. Pufff !!!duro y terrible tu relato pero me ha gustado muchísimo... poco más se puede decir, ese silencio duele y desgarra el alma.
    Muchos besos preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga! Qué lindo tenerte por acá!
      Beso gigante!!!

      Eliminar
  9. me has hecho sentir ese tenso silencio estremecedor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rochies, que gusto tu visita. Gracias!
      Un beso.

      Eliminar
  10. Nos has dejado un relato ciertamente dramático...Un accidente donde se perdió la vida de alguien que iba a nacer y llenaría de luz y esperanza a una pareja...Es difícil superar todo esto, cuando ha sido por un accidente, un fallo humano...Realmente doloroso y difícil...Puede captarse ese silencio cortante y extraño, que hace daño y a la vez custodia el dolor...Mi felicitación y mi abrazo por tu buen hacer, Síndel
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una situación espantosa, que no sé como se logra superar.
      Gracias por tus palabras.
      Un beso!

      Eliminar
  11. Que dolor Sindel. Como has plasmado el silencio con el dolor. Me parecia estar en la casa con ellos.
    El Quizas ..... llego tarde.

    Muy bonito y triste relato.
    Un beso de Celine

    ResponderEliminar
  12. Un silencio necesario, cuando la culpa no deja de gritar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Terrible tragedia que no le deseo a nadie. Dudo que se puedan reponer después de algo tan doloroso. Ojalá me equivoque.
    =(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco Moni, menos mal que es solamente un relato.
      Un beso!

      Eliminar
  14. Qué relato tan bien narrado y tremendamente triste.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Un silencio terrifiante, oigo el dolor desde mi casa.
    El peor de los silencios. Muy bien narrado, me ha encantado, fascinado, incluso con el dolor

    Muchos besos Sindel
    Buenas noches
    Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, sé que es un relato duro, pero así me salió.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  16. Madre mía, menudo silencio tan doloroso. Me ha gustado especialmente la frase: "Se dejó caer en la mecedora y cerrando los ojos acunó entre el hueco de sus brazos todos sus sueños rotos, su impotencia y su desesperanza". Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Cristina, es una frase muy doliente, pero no quise dejar de representar el vacío.
      Un beso!

      Eliminar
  17. Que triste! Ese silencio debe ser desgarrador. Muy emotivo y con gran intensidad has creado este lindo relato.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. hola esta genial tu blog te invito a pasar por el mio: http://buscandolaspalabrasenuntintero.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Erik, bienvenido a mi blog, ahora me doy una vuelta por el tuyo. Un abrazo!

      Eliminar
  19. Estos silencios son muy crueles, y sólo el tiempo o tal vez no, los puede curar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son tan difíciles de curar que no sé si haya tiempo que pueda hacerlo. Un beso!

      Eliminar
  20. Hay silencios tan dolorosos que cortan la respiración. La escena tan bien descrita nos deja mudos...mas silencio.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Cuando habla el silencio con tanto dolor es muy cruel.
    Hacia mucho que no me pasaba por tu blog, vaya regalo nos dejas.
    Que relato, dentro de su tristeza es guapisimo
    Buen fin de semana Sindel
    Un beso de Anita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anita, sos bienvenida cuando gustes, gracias por tu visita! Un beso enorme.

      Eliminar
  22. Qué dolor más enorme. Me has hecho llorar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy me da pena que te haya llegado tanto! Un beso!

      Eliminar
  23. El silencio del dolor, de la impotencia. Ese silencio con el que te castiga el destino y que te atrapa sin querer.
    Hay muchas formas de perder esa ilusión que es lo único que puedes acunar en silencio; esta es una más, ni más ni menos relevante.
    Duro relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Alfredo, es cierto es duro el relato, pero así es el silencio a veces.
      Un beso!

      Eliminar
  24. Caramba, ¡que mal lo he pasado! Haces tan viva la atmósfera que, de verdad que lo he pasado mal, sintiéndome en la piel de la una y del otro.
    Muy bueno.
    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Carlos, saber que mis relatos llegan (aunque esta vez sea de esta manera) me gusta.
      Un beso!

      Eliminar
  25. Sabiendo hacer las cosas corectamente, nunca entenderé al humano que las hace mal con toda la intención, sin responsabilidad en mente y creyéndose que su persona está más allá de los dioses...

    Un beso. Chica, que mal rato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente que no mide consecuencias! Gracias Vero! Un beso!

      Eliminar
  26. Un chucho frío recorre la espalda, esa sensación de tristeza, desamparo, incomprensión... pero ante todo dolor, un dolor que se repliega en el silencio, un doloroso silencio.
    Un relato que desgarra por su cruda realidad. Conmovedor.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gaby, parece que mi relato ha sido un poco fuerte, pero así quise mostrar este tipo de silencios.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  27. Tremendo texto Sindel, el silencio de un dolor dificil de superar. Nos lo muestran de forma pausada, pero con un claridad aplastante, En silencio dejas al lector, masticando cada letra.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias San! Espero escribir algo más alegre la próxima vez :)
      Besos!

      Eliminar
  28. Terrible...el silencio y el vacío que se asemejan mucho. Duro, muy duro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Max, a veces son casi lo mismo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  29. Ese silencio me recuerda al de un relato antiguo de un jueves que titulé cuando duele el silencio. Acabo de leer la misma sensación que mi inspiró aquel, el silencio opresivo, incomprendido y doloroso. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya pasé a leer tu relato, me dejaste intrigada y no lo conocía. Distintas culpas pero el mismo silencio.
      Un beso :)

      Eliminar
  30. Este sssilencio me ha conmovido hasta las lágrimas, amiga. Excelente dentro de su dramatismo.

    Enhorabuena, Sindel. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay María, me da cosa pensar en que sufrieron leyendo mi relato, pero a veces sucede cuando queremos expresar estas cosas. Un beso enorme.

      Eliminar
  31. Hola! Ya estoy de nuevo por el mundillo blogger, ahora me toca ponerme al día.

    Te mando un abrazo!

    ResponderEliminar
  32. Silencio desgarrador por la pérdida de lo más preciado para una madre, el hijo que albergaba en su vientre. Silencio culpable también en el ánimo de su pareja, ¡si no hubiera tomado tanto!. Magníficamente narrados ambos silencios, Sindel. Me ha encantado.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pepe, me conmueve tu comentario! Un abrazo enorme.

      Eliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu opinión.