Seguidores

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Convocatoria literaria: Este jueves un relato "Ojo por Ojo"


Este jueves Tere nos invita a vengarnos, cumplí con eso, pero les pido disculpas porque me excedí un poquito en el límite de palabras. Espero que les guste igual!!!

Había esperado 30 años…
Ya todos se habían olvidado de ese viejo general  que, enfermo del corazón,  purgaba su condena bajo arresto domiciliario. Todos, menos él. 
Lo había llamado unos días antes con la excusa de hacerle un reportaje para limpiar su imagen. El general aceptó encantado y lo invitó a su casa. Vivía sólo en un departamento en el barrio de Belgrano.
Cuando lo vio abrir la puerta, miró sus ojos opacos y ni siquiera pudo sentir respeto por las arrugas que los enmarcaban. Entró detrás de él y con las manos transpiradas le mostró la credencial falsa que acreditaba su función de periodista renombrado. 
No pudo esperar mucho, quería concretar ya lo que había ido a hacer. Sin demasiado esfuerzo lo redujo.
El general tenía cara de espanto, quería gritar pero su voz se entrecortaba, la mano de su visitante le aprisionaba la garganta.  Trató de zafarse pero no tenía fuerza, no quedaba nada de ese hombre que había vivido años dorados abusando de su poder. Ahora era solamente un viejo. Un viejo que se arrodillaba pidiendo clemencia, un viejo que cuando sintió el frío del arma en su cabeza se abrazó a las piernas de su ejecutor clamando piedad.
Sintió como le gatillaba el arma, una, dos, tres veces sobre su sien, pero no sintió ningún estruendo. El miedo que sentía le provocó un dolor agudo en el pecho, un ardor en la espalda y supo que la muerte le había llegado arrastrando por el piso la poca dignidad que le quedaba. Esa misma dignidad que en nombre de la patria tantas veces él había robado a sus víctimas,
Había esperado 30 años para poder cobrarse su deuda,  se miró las cicatrices que le había dejado ese mismo general en su cuerpo. Por suerte en esa época era joven y había logrado sobrevivirle  al miedo.  Se fue  mirando por última vez el cuerpo de quién había sido su torturador inerte en el piso.
Ojo por ojo, miedo por miedo. . Ni siquiera le había hecho falta cargar el arma.

Sindel Avefénix

Más relatos vengativos en lo de: TERESA




64 comentarios:

  1. 30 años pasaron, 30 incubando la venganza, quedaron las cicatrices en el alma muy frescas. Ruleta rusa, un jueguecito para el general que tanto gustó de jugar a ese juego y a otros, ahora le tocó a él.
    Muy pulcro finiquito, ni gota de sangre, muy bien calculada venganza.
    Paciencia y esperar el momento propício, venganza lenta y sofisticada, merecida.
    Aplauso Sindel, duele decirlo, pero hay cuentas pendientes que conviene saldarlas aunque luego, seguro, te quedes como vacío. Genial relato, contado al dedillo, saboreado, besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Natalia, no hacía falta derramar más sangre, hay castigos que son peores porque llegan de la misma mano que uno utilizó.
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  2. Morir de miedo debe ser terrible. Casi tan terrible como guardar rencor 30 años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que no se olvidan, hay perdones que no llegan, sobre todo cuando no se hace justicia y quedan cosas pendientes.
      Un abrazo y gracias por pasar :)

      Eliminar
  3. Exquisito. Impecable. Extraordinario.
    Lo mejor de lo que he leído en esta sesión de "Ojo por ojo" en la que tan buenos relatos han salido.

    Pero me ratifica en mi idea que la del Talión es una ley muy injusta. Que hay que multiplicar por 10 l venganza. Y en casos como el que cuentas, como mínimo por 30. Al viejo le salió casi gratis cuando merecía 30 puñaladas.

    Hay relatos que parece que no caben en 250 palabras ¿verdad? se perderían matices necesarios...
    Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sani!!! Qué halago tus palabras.
      Sé que es un tema duro para tocar y no pude resumirlo más, pero veo que dio sus frutos y me alegro mucho.
      Un abrazo y bienvenido a mi blog :)

      Eliminar
  4. Excelente relato. El miedo cuando es tan grande acaba con uno. A más de uno le haría falta un final como este.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El miedo es el peor de los enemigos, y al menos esta vez sirvió para ajustar cuentas viejas.
      Gracias por pasar Carmen. Un abrazo.

      Eliminar
  5. ni general, ni honorable. sólo un viejo indigno.
    un relato que pudiera ser real.
    excelente!

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miralunas, en parte lo es, creo que hay mucha gente que jamás podrá olvidar estos abusos de poder.
      Un abrazo enorme.
      Bienvenida a mi blog :)

      Eliminar
  6. La extensión de palabras 8que pides disculpas) están más que justificadas, que gran texto. Ese viejo decrépito, que todavía están vivos, que viven creyendo, todavía con la esperanza, que algún día volverán sus días de gloria. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis, la verdad no pude evitar lo de la extensión, pero me alegra que haya sido bien recibido mi relato de todas formas.
      Ojalá nunca vuelva ese tiempo, ni siquiera puedo entender como lo hubo.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  7. Me ha encantado Sindel. Un texto impecable y un final de lujo. Es como un guión de cine comprimido. Se podría hacer una buena película basada en él.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si amiga, es un relato que da para mucho más, quizás más adelante lo retome y lo reescriba.
      Gracias por pasar.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  8. Relato redondo, además y lamentablemente, un relato que muchos torturados desearían hacer realidad sobre sus verdugos.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser terrible pasar por algo así, creo que debe quedar un rencor enorme, quise mostrarlo desde este lado para justificar la sed de venganza.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Valió la pena la espera, no pasa nada. la mochila llena de penas que llevaba en la espalda durante 30 años, se convirtió en un dulce placer a cargar...

    Eso fue legítima defensa, no una venganza.

    Beso y café.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buen punto de vista, una defensa que no le permitieron tener en su momento.
      Gracias por estar por acá.
      Un besote.

      Eliminar
  10. 30 años son muchos macerando una venganza que inevitablemente desgarra el corazón. El torturador tenía ese mismo corazón de hielo, tan frio que al menor cambio de temperatura, la de su propio miedo y su cobardía, se rompió en mil pedazos.

    Brilante relato Sindel para un tema duro, mi enhorabuena.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que el tiempo no curan, esas injusticias sufridas y sin resolver, creo que son las peores. Inevitablemente uno busca hacer justicia por manos propias, aunque no sea mi estilo, no quisiera estar en la piel de esas personas.
      Gracias por tus palabras halagadoras, me dan ánimo José.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  11. Me estrujó el alma. Y lo siento, no puedo sentir pena por el viejo. No sé si el otro habrá quedado en paz por fin, pero se debía a si mismo ese momento sin dudas.
    Excelente relato, una venganza merecida.
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé si en paz, pero al menos creo que se sacó una mochila del alma.
      Gracias por pasar y dejarme tus lindas palabras Any.
      Un besote.

      Eliminar
  12. yo, don gustavo, afirmo esto:
    joderse y joderse...¡¡morir de miedo!!!
    qué poca gente debe de ser consecuente con sus actos...quiero decir, sindel, que si mataste torturando, que si mataste haciendo aparecer el miedo en los ojos del asesinado, ¿ese matador acaso no debería de ser capaz de soportar aquello que él provocaba? pues no....y no...luego era un maricón...
    medio beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gus!!! Que lindo verte por acá!!!
      Es así el poder esconde a los cobardes que se hacen valientes porque tienen eso, pero que en su soledad son unos pobres infelices.
      Un abrazo enorme!!!

      Eliminar
  13. Venganza reposada con el tiempo y más que merecida.
    Qué buen relato, Sindel! venga te perdono qu ete hayas pasado y no me voy a vengar de mí.
    Muchas gracias por estar este jueves y discúlpame por no haber venido antes a leerte.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tere!!! Nada que disculparte amiga, sos bienvenida en cualquier momento, mientras me des el placer de comentarme y leerme.
      Un abrazo enorme :)

      Eliminar
  14. Si todos tus relatos son así, por mí te puedes pasar lo que quieras.
    Muy bueno, felicidades.
    ibso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ibso!!! Qué lindo tenerte por aquí, espero que nos sigamos leyendo por mucho tiempo.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  15. Magnífico relato Sindel. Está más que justificado el empleo de las palabras de más necesarias para redondearlo. Coincido con Gus en su apreciación de que a menudo aquellos que abusan de su poder, que torturan, que maltratan, no son sino unos cobardes y pobres diablos y la barbarie que su posición les permite sólo es una cruel forma de autoafirmación que les sirve para olvidar su falta de talla.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe, pues muchas gracias por estas palabras que me dan ánimo, no me gusta transgredir las consignas pero esta vez no pude evitarlo y me alegra saber que valió la pena.
      Un abrazo gigante :)

      Eliminar
  16. Excelente.
    Es el relato que mas me ha gustado este jueves.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cecy muchas gracias!!! Qué halago!!!
      Un beso enorme :)

      Eliminar
  17. Ni perdono, ni olvido, demasiados años llenos de rencor. Pudo más el deseo de venganza, en realidad ¿que consiguió?. Un viejo muriendo de miedo, solo eso.¿le hizo sentir feliz, las cicatrices le desaparecieron? no, yo diria que no.
    Muy buen final Sindel.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé lo que se debe sentir, quizás luego de esto uno queda más vacío que antes, pero quién sabe no? Ojalá haya encontrado un poco de paz.
      Besitos :)

      Eliminar
  18. Se vengó sin mancharse las manos, la espera le fue creando un filo de guadaña en el corazon.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tantos años macerando la venganza y llegó en el momento justo, espero que le haya servido, eso sí.
      Un besote.

      Eliminar
  19. ¡Qué pena de treinta años! pudiendo haber estado amando y no odiando... Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que más que odio fue rencor y dolor. Hay cosas que no se pueden olvidar, pero bueno cada uno lo vive a su manera. Yo no estoy del lado de la venganza, pero mi protagonista sí.
      Gracias por pasar.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Murió de pánico y miedo, una muerte apropiada para alguien que se creyó un dios, sin miedo a nadie. Resulta hasta irónico. Es una buenísima venganza, de veras Sindel, me gustó mucho.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! Murió como hizo morir a otros, padeciendo el miedo, probó un poco de su propia medicina.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Me ha parecido un relato genial, sin derramar una sola gota de sangre. Aunque yo creo que hay cosas que es preferible olvidar, a pesar que dicen que la venganza es el placer de los dioses. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si, yo también prefiero olvidar, pero en este caso había que vengarse, y opté por una venganza bastante fría.
      Gracias por pasar, un beso.

      Eliminar
  22. Un relato limpio, descarnado, directo, que logra nuestra solidaridad con el tema. Es que estos casos nos llegan al alma y nos duelen en carne propia, tanto como para que no nos apene el desenlace.

    Un fuerte abrazo, Karina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo me sucede a mí, realmente no sentí pena al escribir este final, todos sabemos por lo que pasamos, y lo duro que fue poder librarnos de eso.
      Gracias Cass, un besote.

      Eliminar
  23. Sabes, me habría gustado más que el general terminase tirado y llorando, tal vez soy más cruel. Este venganza hace bien a sus protagonistas.
    Me he acordado de una película que vi el pasado fin de semana en TV, "El libro negro", de Paul Verhoven. No es una venganza parecida a la de tu relato,(no la cuento porque destriparía el final), pero me ha venido a mente tras leerte.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Carlos, no la vi esa película, pero me das ganas de mirarla.
      Me dejas con la intriga jajaja
      Al prinicipio pensé en ese final, pero me pareció mejor que muriera bebiendo de su miedo.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  24. uuufff !!!
    vaya relato mira que me ha hecho recordar a cierto personaje acá en Chile... muy bien logrado relato me encanto... EXCELENTE !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que justamente de ese tipo de personajes es de los que hablo en mi relato.
      Y la verdad dan ganas de que tengan un final así!!!
      Gracias María, un besote.

      Eliminar
  25. Un relato pero que muy vengativo. Y sí, fueron muchos años de espera, pero al final consiguió su venganza, y sin balas. Me ha gustado.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ramón, para venganza una bien completa jajaja
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Domingo... Me encuentro tu relato.... Entonces lo hago mi preferido. Dale..? No te digo por que.... No hace falta.... Es la mejor venganza de todas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gastón!!! Qué lindo lo que me escribiste. Bueno no me digas por qué, lo presiento.
      Un besote.

      Eliminar
  27. Además en bahía blanca se condenaron a otros represores, a cadena perpetua... M ciudad natal.... Ciudad de fachos... Por eso elijo este relato

    ResponderEliminar
  28. Muy buen relato Sindel!, me gustó el ojo por ojo, pero más pagó el miedo por miedo: sentir en carne propia la agonia, el desconsuelo ajeno, el que mata sin necesidad de gatillar. Dramático y sentido relato, tiene una carga emotiva justa sin caer en la demagogia o en el golpe bajo. Excelente equilibrio Sindel, te dejo un gran beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ceci es difícil escribir sobre esto manteniendo un equilibrio, sobre todo porque no soporto las injusticias, pero traté de hacerlo lo mejor que pude, y si así lo leíste me alegro amiga.
      Un besote.

      Eliminar
  29. Mucho tiempo guardando resentimiento... tal vez "el miedo" era lo que lo que lo acompañaba en estos años y la venganza le pudo resarcir, ver que el miedo existe hasta en los que se creen que tienen poder para hacer daño sin pagarlo. Al fin y al cabo es un ser "pequeñito" en el que sus miedos empezaron en el mismo momento que terminó su poder... Muy bueno!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser Matices, hay miedos que se superan luego de muchos años, o viendo que el ser al que se le teme es mucho menos poderoso de lo que parece.
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. "Miedo por miedo", impresionante la resolución de tu relato. Me ha encantado, dentro de su dureza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Teresa!!! Es un tema duro de tocar, pero sirve para hacer un poco de memoria.
      Un beso.

      Eliminar
  31. Muy bueno! Me ha gustado, pocas palabras, certero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar y por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  32. Olé!!!!!!!!! Mil aplausos y una reverencia, Sindel. Agradezco que te hayas excedido en palabras. Así hayas de pasarte más veces, ea. ;)

    Besitossssssssss.

    ResponderEliminar
  33. Olé!!!!!!!!! Mil aplausos y una reverencia, Sindel. Agradezco que te hayas excedido en palabras. Así hayas de pasarte más veces, ea. ;)

    Besitossssssssss.

    ResponderEliminar
  34. Creo que no sale mi comentario... :(
    Snif, snif...

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu opinión.