Seguidores

jueves, 4 de diciembre de 2014

Convocatoria: Este jueves un relato "Cartas"


Escribo esta carta en este último rato de lucidez que tengo, espero que la encuentren dentro de mi cuerpo cuando todo termine. 
Desde que mi marido me internó aquí, haciéndome pasar por desquiciada, he visto cosas increíbles que quiero dar a conocer antes de que mi destino sea el de otros tantos. Ya no me queda mucho, he escuchado hablar a los médicos mientras me hacía la dormida esta mañana antes de que me inyectaran uno de los tantos sedantes que me dan a diario.  Esta noche vendrán a buscar el pedido y yo soy la siguiente para ofrecer lo que buscan. En este momento he vuelto en mí, de a ratos me dejan estar consciente, me traen algún libro para leer o una revista para jugar a los crucigramas que odio, pero gracias a ello tengo lápiz y papel.
Aquí hay muchos pacientes, los que tienen visitas son bien tratados y cuidados, pero los que como yo, estamos abandonados, de a poco van desapareciendo. Nadie lo nota, algunos desparecen de golpe, otros por algunos días y cuando regresan están llenos de cicatrices en su cuerpo, son sometidos a cirugías, les van extrayendo los órganos según los necesitan hasta que ya no dan más.
Ya estoy escuchando los pasos, sé que no voy a volver, porque esta vez necesitan un corazón según lo que escuché. Mejor voy terminando estas líneas, con la esperanza de que mi estrategia dé resultados, acabo de robar un guante del cesto de basura, allí pondré la carta y me la tragaré. No creo que anden hurgando tanto, seguramente tomarán lo necesario y algo más, pero mi estomago destruido por la medicación quedará intacto.
No sé si alguna vez alguien encontrará lo que guardo dentro mío, no conozco lo que hacen con los cuerpos, nunca pude dilucidarlo, pero quizás mi marido alguna vez note mi ausencia y reclame mi cuerpo, y de no ser así al menos lo he intentado.
Sindel Avefénix

Más cartas en lo de: Clark y Lois - The Daily Planet´s Bloggers


Gracias Clark y Lois

Todos los textos que están expuestos en este blog son propiedad intelectual de mi persona y están registrados bajo el nombre Sindel Avefénix. Salvo menciones expresas de otros autores.

37 comentarios:

  1. Un relato que tiene tintes de cierta verdad, sobretodo en los tiempos que corren.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo amiga, la realidad supera a la ficción! Un beso y gracias por pasar!

      Eliminar
  2. Si estamos leyendo la carta es porque alguien se ha preocupado por esa desaparición. Espero que el marido sufra de remordimientos todo lo que le quede de vida. Lo peor es que puede estar pasando en realidad y no siempre salen estas cosas a la luz.
    Muy buena inspiración.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta el enfoque que le diste, es verdad si la estamos leyendo es porque alguien la encontró.
      Un besote.

      Eliminar
  3. Menudo drama, o tu imaginación es un portento o la realida es trágica. Unos abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja creo que hay una mezcla de las dos cosas, besitos!

      Eliminar
  4. la hemos leido, no se debe de preocupar.
    Suele pasar en las residencias u otros centros asistenciales. A la gente que la vienen a ver, se preocupan más; pero a los que no van a ver, la cosa cambia, pobres.
    Tu carta tiene mucho de verdad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poco tomado de la realidad y todo lo que está sucediendo en el mundo actual, sobre todo con la gente que es abandonada en esos sitios. Un beso!

      Eliminar
  5. Uy, Sindel. Una historia que le habría gustado firmar a E.A. Poe de vivir en estos tiempos.
    Inquietante, espero que la policía investigue ese centro.
    Fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan Carlos, no creo estar ni al tobillo de Poe, pero sí es una historia algo oscura. Un abrazo enorme!

      Eliminar
  6. Sin duda todos escondemos algo dentro de nuestro estómago destruido por la medicación. Me ha gustado el final: ... al menos lo he intentado.

    Recibe un fuerte abrazo
    Alberto

    ResponderEliminar
  7. Ufff, los vellos de punta. Uno puede sospechar, pero al leerte es como una triste realidad de la que quisiera estar equivocada.
    Buen relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si pasará esto en algún lado, espero que no Musa, pero de ser así, ojalá se devele. Un beso!

      Eliminar
  8. qué terrible historia!...un drama tremendo que esta pobre mujer apenas busca dar a conocer por carta!...Esperemos que sea un tema solo de ficción
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que sí Moni, sino sería terrible! Un beso!

      Eliminar
  9. Sindel, gracias por este cuento solidario que nos dejas...En este tiempo de adviento no debemos olvidar a todas esas personas, que viven su soledad y su abandono como un castigo...Mi felicitación y mi abrazo grande por tu maestría, tu temple e inspiración que sabe dar realismo, intensidad y emoción al relato...Impresionante, amiga.
    Feliz fin de semana, Síndel
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras y tu apoyo constante. Un abrazo amiga!

      Eliminar
  10. Desde el estómago, el cerebro, la bilis, el ojo o el intestino...esta carta dirigida a ¿quién sabe? me ha parecido un aullido estremecedor en el último momento, tal vez, el de la última lucidez.
    Felicitaciones y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es preciosa, es un grito pidiendo auxilio, aunque ese auxilio llegue tarde y para otras futuras víctimas, un besote.

      Eliminar
  11. Tremendo el relato, me ha encantado!!
    Vamos a tener que buscar al marido y escribirle una historia jajaa
    Muy bueno!
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Se han hechos cosas nefastas en el nombre de la medicina, en tiempos anteriores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ahora también, te lo puedo asegurar! Un abrazo.

      Eliminar
  13. Escalofriante! Una carta que ojalá sea encontrada, si es una denuncia real... A veces se cuecen cada atrocidades que generan simplemente horror!
    Un relato crudo, que bien transmite la urgencia, el miedo y el deseo de que la verdad salga a luz.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gaby, esperemos que solo sea producto de mi imaginación. Un beso enorme.

      Eliminar
  14. Terrible, terrible. Un buen ejercicio de miedo psicológico.

    ResponderEliminar
  15. Una carta escalofriante, una manera desgarradora para hacerse escuchar. Espero que ese marido pase por la misma circunstancia que tu protagonista. !Que imaginación, Sindel! =)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería un acto de justicia no? Esperemos que sea así. Un beso!

      Eliminar
  16. Estremecedor relato, ese encierro pactado, ese morirse a trozos. Tremendo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta tus comentario son poéticos Rosa, que lindo decis todas las cosas! Gracias! Beso!

      Eliminar
  17. Un texto duro y seguramente con una chispa de realidad.
    Una situación extrema narrada con potencia y claridad, lo mucho o poco que tiene de ficción me ha llegado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alfredo, ojalá no sea realidad, pero seguramente en algunos lados deben pasar cosas parecidas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Hay que tener entereza para escribir una carta así, contando la dura realidad que esta mujer vive, sin saber sus palabras serán leídas y su muerte será la última.

    Muy bueno el relato.

    Bss.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu opinión.