Seguidores

miércoles, 8 de agosto de 2012

Convocatoria: Este jueves un relato "Recuerdos, sueños o pensamientos"






Hacía mucho tiempo que la rondaba ese mal pensamiento. Pero esa mañana era diferente, no podía dejar de macerarlo en su mente. Tenía que elaborar un plan, algo que la librara de ese infierno en el que vivía.
La noche anterior  las cosas habían llegado demasiado lejos. Sus brazos eran un campo minado de moretones nuevos y todavía podía sentir el sabor metálico de la sangre en su boca, la hinchazón en su ojo derecho,  y  el ardor del desgarro en sus zonas íntimas.
Puso en  una taza un saquito de té de tilo tratando de alejar esas locas ideas,  sabía que era imposible librarse de él a no ser que...
La pava silbó anunciando que el agua hervía. Se despabiló unos minutos pero apenas volvió a sentarse a la mesa de la cocina un aluvión de recuerdos, todos nefastos,  la invadieron. Recordó el temor que sentía cuando se acercaba la noche,  nunca sabía cómo iba a terminar. A veces podía descansar  pero otras, las más usuales,  él llegaba con ese olor ácido del alcohol barato, propinándole  insultos sin motivo,  golpes  y el después.
Libraba  una batalla constante contra su dignidad, hacía esfuerzos que nunca le daban buenos resultados, y que incluso provocaban en el otro más excitación.  Las últimas veces había optado por quedarse inmóvil, recibiendo los golpes como si fueran caricias, y las violaciones con los ojos cerrados, dejándose llevar lejos, soñando que algún día las cosas iban a cambiar.
El timbre del teléfono la hizo pararse de un respingo, estaba sensible a todo, al levantarse sintió un tirón en la espalda y se acercó al aparato con dificultad. Una voz extraña le dio la noticia.  Se desplomó en la silla sin decir nada, del otro lado la voz le decía que lo sentía mucho, le preguntaba si estaba bien y si había comprendido lo que había pasado en el accidente. Respondió que sí, pidió los datos del lugar donde tenía que ir a reconocer el cadáver de su marido, y colgó.
Todos sus malos pensamientos se disiparon, sintió que tenía la mente vacía y en paz.
 Por fin sus sueños se habían convertido en realidad.

Sindel Avefénix

Más recuerdos, sueños o pensamientos en la casa de:María José

41 comentarios:

  1. Sus sueños se hicieron realidad y yo lo que me alegro!
    Tiene que ser tremendo pasar por todo eso y muchas veces sola con el temor de decir nada a nadie y deseando su muerte llegandi incluso en pensar en acabar con su vida.
    Duros tus pensamientos, Sindel, pero muy reales.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay miles de mujeres que pasan por esto, que no pueden decirlo o lo hacen y son ignoradas. Me pareció una buena idea darle ese final justo.
      Gracias Tere, un besote :)

      Eliminar
  2. Un sueño casi deseo, y bien merecido que este en paz, pues como dice Teresa, tremendo momentos de angustia, dolor y castigo en manos de un desalmado.
    Muestras una realidad que duele.
    Buen relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy triste que pase algo así, y lo peor es que es más frecuente de lo que pensamos. Ojalá todas estas historias tuvieran un mejor final, o ni siquiera ocurrieran.
      Un beso Cecy :)

      Eliminar
  3. Jo, me he visto reflejada en este relato, era yo sin duda. Tuve los mismos pensamientos y me habría alegrado de ese accidente lo mismo que tu protagonista. Como la vida misma.
    BESOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejas helada con tus palabras, debe ser tremendo pasar por algo así, no sabría como actuar, porque sé que a veces verlo de afuera parece simple pero estar dentro no lo es.
      Ninguna mujer merece eso. Ningún ser humano.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso Ana.

      Eliminar
  4. De veras espero que logre hallar la fuerza para cortar de cuajo esas cadenas que la unen al desamor y a la violencia. Una realidad dolorosa quese repite para tantas mujeres, lamentablemente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ahora se le abre un abanico de posibilidades para utilizar su libertad, ojalá sepa aprovecharlas. Yo creo que luego de pasar algo así, se debe aprender mucho.
      Gracias Moni, un besote.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Ultimamente me gusta escribir finales felices ;)
      Gracias por tus palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Esperó demasiado; pero al final se libró de esa bestia, que al fin y al cabo es lo que era, porque una persona que maltrata no se puede considerar humano.
    Muy buen relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, estoy completamente de acuerdo con vos, por eso disfrute mucho dándole ese final a la historia!!!
      Gracias por pasar, un abrazo Carmen!!!

      Eliminar
  7. Un relato que es fiel reflejo de una realidad que se va haciendo muy habitual en esta época, tristemente. Es algo de lo que se habla mucho en estos días por aquí, por la cantidad de casos de violencia doméstica. La mujer de tu historia, tuvo una gran suerte al final: ese accidente que vino a traer justicia (divina?)... creo que sí.
    Su sueño se cumplió, mejores sueños le traerán nuevas noches.
    Un beso al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si por acá también es un tema actual, creo que siempre lo fue lo que pasa es que ahora las mujeres se animan más a hablar y denunciar.
      Ojalá todo cambiara y ya no hubiera que hablar de esto.
      Un abrazo enorme :)

      Eliminar
  8. Este sueño merecía convertirse en real, destino o un mal pensamiento muy concentrado, lo lograron, lo de menos es el cómo. Sobran pésames.
    La constatación de una realidad del día a día con final feliz nos regalas, me gustaría decir "nunca jamás", pero...
    Besito cariñoso amiga Sindel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también amiga me gustaría decir que esto pasa solamente en mi relato, pero lamentablemente es muy real en muchos lados.
      Gracias por pasar Natalia!!!
      Un beso gigantesco :)

      Eliminar
  9. Hubiese sido mejor y más digno, librarse por su propia voluntad. Aun así, la vida esta llena de situaciones complejas, a veces realidades que nos negamos a ver. De haber nacido con el futuro escrito en un manual, dejaría de ser futuro y sería monotonía... Bien o mal, fue bueno que se halla librado de tan inmeso patán.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces se necesita más que voluntad, el miedo nos ciega, no nos permite ver más allá del problema a resolver. Pero en este caso se ha resuelto solo.
      Gracias por pasar Carlos.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  10. un relato muy real que a muchas mujeres les sucede y que en cierta forma tampoco saben que hacer... muy impresionante relato, crudo y real... me deja sin palabras y con el corazón apretado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María sé que es un tema crudo, pero a veces hay que tocar estas cosas.
      Gracias por tus palabras amiga.
      Un besote.

      Eliminar
  11. Un texto completo. Lo triste es esperar que la providencia del azar o divina, se encargue del desarraglo y desbarajuste de nuestras vidas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es verdad, pero al menos esta vez llegó el alivio.
      Gracias por pasar.
      Un besote

      Eliminar
  12. Deseo convertido en realidad. Lo malo es que esto sucede casi siempre en la ficción y no en la vida real. Que triste que esto siga ocurriendo. Me gusto mucho. Un beso y gracias por participar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María José, la verdad que hoy me dí cuenta de que no solamente los maltratos físicos son mortales para la mujer, hay otros que también nos hacen muchísimo daño.
      Un besote.

      Eliminar
  13. La pena que me da todo esto Sindel, es que sea un sueño que tenga que hacerse realidad. Que no se pueda salir de una situación así por una misma debe ser muy doloroso, ver tu libertad atrapada en un camino sin salida es muy triste.
    Me alegro por ella, por que su derecho a tener una vida propia pueda cumplirse, muchas de ellas suelen ser protagonistas de las páginas de sucesos y no por un accidente...
    Muy bueno, Sindel...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que la mayoría de las veces estas cosas terminan en tragedia, es muy difícil salir de estas situaciones, mirarlo de afuera es una cosa pero estar dentro debe ser desesperante. Así que elegí que gané el buen final.
      Un abrazo enorme y gracias por pasar.

      Eliminar
  14. Esta realidad tan frecuente que tanto nos duele!!! Hoy temprano oía en la radio que la mayor cantidad de denuncias suceden por la mañana...

    Un hilo conductor y un tema que lastima, tan necesario de encarar. Ojalá se encuentren las fuerzas suficientes para terminar con una relación así.

    Tu relato nos deja el deseo de un tiempo mejor para quien tanto ha sufrido, y que solo tuvo la fuerza de los sueños, para poder poner punto y aparte en su vida.

    Aunque el tema es de difícil digestión, tu forma de relatar siempre nos hace agradable la estadía en tu blog.

    besos jueveros, y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Me siento halagada por tus palabras, sé que es un tema fuerte y no quise darle más imagenes que no fueran necesarias al relato.
      Es lindo saber que tiene el punto justo para que llegue sin pegar demasiado bajo.
      Un besote enorme!!!

      Eliminar
  15. Desgarradora hitoria, como todas las que a diario salen en las noticias de mujeres que acabaron como el marido de esta, pero a manos de su maltratador. Lacra de una sociedad que todavía engendra hombres capaces de matar a las madres de sus hijos e incluso a sus hijos para herir a sus madres. En España ya contamos con más de 30 mujeres muertas a manos de sus parejas en lo que va de año. Triste balance. Un beso, Sindel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Marta aquí también es un mal que se ve a diario, además de todas las historias calladas que no se atreven a contar. Es una locura que pase esto. Pero me queda la esperanza de que en algun momento todo cambie para bien.
      Un besote.

      Eliminar
  16. Hace unos días publiqué un relato que tenía escrito hace tiempo que trata el mismo tema.
    Mi protagonista no tuvo la suerte de que un accidente la librara de su verdugo así que decidió acabar con la situación aunque para ello tuviera que acabar con su propia vida.

    Una situación que no acabamos de erradicar.
    Un beso Leonor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenés razón Leonor, ahora que me lo mencionas me acuerdo de haberlo leído e incluso comentado. Es un tema que hay que tocar, hacer ver, porque pasa más de lo que uno se imagina.
      Un besote y gracias :)

      Eliminar
  17. Que pena tener que esperar a que un golpe del destino cambie la vida. Lo justo seria poder tener la fuerza de decir hasta aquí, lo justo sería contar con las ayudas sufientes para sentirse segura despues de decirlo, pero resulta que la vida en demasiadas ocasiones no es justa.
    Muy bien tratado el tema Sindel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias San!!! Es muy difícil salir de estas situaciones, ya sea maltratos físicos o psicológicos. El que está dentro tiene miedo porque se siente solo y atrapado, pero muchas veces se logra.
      Un besote.

      Eliminar
  18. Muy buena y real tu historia, la pena es que en este momento habrán muchas mujeres soñando al igual que tu protagonista, en que un día pueda cambiar su suerte. Ella al menos ya puede dormir tranquila. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Pepi es cierto, ojalá todos esos sueños se conviertan en realidad, un abrazo gigante :)

      Eliminar
  19. Tremendo y durísimo. Sí a veces los sueños se hacen realidad. Tu cuento le dio un alivio a la protagonista en ese final. Por desgracia, la realidad es mucho más compleja, supera la ficción; el dolor, el terror, los trastornos emocionales etc siguen a esas mujeres durante mucho tiempo o siempre.

    Un abrazo Sindel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es cierto, no se cura de un día para el otro, hay que darse un tiempo para sanar las heridas que no solamente son externas, pero al menos es el principio de algo mejor a lo que venía sucediendo.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  20. Pues que no lo siento, que a veces uno tiene sus dudas respecto de si la pena de muerte no es una solución legítima y este es uno de ellos.
    Buen relato, atrapa.
    Besos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Juan Carlos yo también a veces pienso que estas cosas no tienen perdón, y habría que re ver el tema de la justicia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. me has hecho pensar en aquel dicho referido a los cuatro tipo de personas... los que provocan cambios, los que saben de los cambios pero no se atreven a enfrentarlos, los que esperan que los cambios vengan solos, los que ni siquiera se enteraron que la posibilidad de cambiar existe...

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu opinión.